Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide 130.000 euros de indemnización para el inmigrante que perdió un brazo en una panificadora en Gandia

El fiscal pide 130.000 euros de indemnización para el inmigrante que perdió un brazo en una panificadoraCuatro/CNN+
El Ministerio Fiscal pide seis años de prisión y otros seis de inhabilitación profesional para cada uno de los dos hermanos propietarios de la panificadora de Real de Gandia, en la que un trabajador inmigrante sin contrato perdió un brazo en un accidente laboral ocurrido en mayo del pasado año.
La acusación pública considera en su escrito de calificación provisional que los dueños del negocio, Juan Javier R. y Raúl R.,son autores de dos delitos contra los derechos de los trabajadores, uno de ellos en concurso ideal y otro de lesiones por imprudencia grave. Por cada uno de estos delitos contra los trabajadores solicita tres años de prisión y otros tres de inhabilitación, además de 12 meses con una cuota diaria de 15 euros, y una indemnización de 132.540 euros para la víctima.
Una irregularidad tras otra
Los hechos, según relata el fiscal, sucedieron el pasado 28 de mayo de 2009, sobre las 00.15 horas. El trabajador boliviano estaba empleado desde 2007 en la panificadora "sin contrato" y sin alta en la seguridad social, situación "ilegal" en la que se encontraban también otros tres empleados.
Melgar Vargas, encargado de las tareas de amasado de harina, sufrió el accidente cuando manipulaba la máquina amasadora de espiral, un trabajo que realizaba "sin haber recibido ningún curso de formación ni de preparación y ninguna información de los riesgos que corría en su utilización", ya que la empresa carecía de un plan de riesgos laborales.
Además, el fiscal concluye que los sistemas de seguridad de la máquina se encontraban, desde hacía más de un año, "sin operatividad", ya que "la maquina funcionaba con la rejilla de seguridad levantada". Advierte de que los propietarios de la empresa habían permitido "la utilización de la amasadora sin el enclavamiento de seguridad", circunstancia que podría haber evitado el accidente.
Amputación traumática

El trabajador sufrió la amputación traumática del miembro superior izquierdo por encima del codo, que precisó 140 días de curación, 17 de ellos hospitalizado.
El fiscal informa también en sus conclusiones que la Inspección de Trabajo de Valencia (INSS) levantó actas por "falta muy grave, por falta de las medidas de seguridad", contra la mercantil "Hornos Rovira Safor S.L.", efectuando recargo de prestaciones de Seguridad Social en un 50 por ciento a favor del trabajador afectado por el accidente.
El Fiscal pide además que se adopten las fianzas, embargos y demás medidas necesarias para asegurar las responsabilidades pecuniarias que pudieran declararse procedentes.