Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los familiares de las víctimas del Yak-42, hartos de esperar

Este lunes se celebra la primera sesión del segundo juicio por el accidente del Yak-42, que se prolongará durante cuatro días previsiblemente. Esta primera sesión, estaba previsto que comenzara con la declaración de Russi Batliwala, el representante legal de Chapman Freeborn, pero no se ha presentado a la vista.
Durante la jornada de han sido citados los militares Sergio Manzanos y Fermín Pérez, que en el momento del accidente estaban destinados en el Ala 31 y la EADA del Ejército del Aire, en Zaragoza, y que viajaron en el vuelo de ida a Afganistán sin recibir ningún tipo de billete. El abogado Javier Hernández, representante de las familias, ha señalado antes de comenzar la vista que espera justicia y ha comentado que las indemnizaciones que se solicitan se elevan a un total de 64 millones de euros.
Eudald Vendrell, otro de los abogados de la Asociación de Familias de las Víctimas del Yak 42, ha señalado que "los familiares están cansados, agotados y decepcionados por la lentitud del proceso judicial, aunque también esperanzados con que se pueda ir avanzando". En este sentido, ha añadido que esperan que se dicte una sentencia clara sobre las causas y responsabilidades del accidente, y que se determine que hubo negligencia en el vuelo y se señalen las indemnizaciones que las familias reclaman.
La sesión se ha iniciado con críticas de las familias y sus abogados por la falta de espacio en la sala de los Juzgados de la Plaza del Pilar de Zaragoza donde se celebra la vista para acoger a todos los que quieren presenciar el juicio. El juicio continuará mañana, día 2 de febrero, con los testimonios de otros militares y los representantes de las empresas implicadas en este juicio, del que las familias de las víctimas esperan quede demostrado la responsabilidad civil de las citadas empresas ante las deficiencias del avión.
Este juicio se celebró por primera vez en la capital aragonesa en enero de 2006 y el juez Ángel Dolado consideró culpables a las empresas y estableció una indemnización de unos diez millones de euros, muy lejos de los 60 millones que pidieron las familias. Sin embargo, la Audiencia Provincial de Zaragoza declaró nulo el juicio (el juez fue recusado) al entender que una de las empresas juzgadas, Chapman Freeborn, no había sido emplazada correctamente.
El primer juicio se celebró en una sala especial de la Feria de Muestras de Zaragoza. Hasta el próximo jueves está previsto que declaren trece personas, entre testigos y peritos citados por las partes.
Primeras declaraciones
El cabo primero del Ejército de Tierra Sergio Manzanos niega haber recibido billete aéreo alguno en el vuelo que realizó en el Yakovlev 42 y dice no tener constancia de que ninguno de sus compañeros hubieran recibido documento alguno. A preguntas de los representantes legales de la contratista del vuelo, Chapman Freeborn, el testigo, dice desconocer quién planificó en concreto el vuelo, además añade no haber pagado "nada" por el vuelo.
Otro testigo, el teniente en la reserva Fermín Pérez, destinado en el Ala 31 de la Base Aérea de Zaragoza en el momento de los hechos, admite ante la magistrada juez, a preguntas de las acusaciones que ningún mando militar dirigía el vuelo de ida a Kabul del Yakovlev 42, en el que viajó, y dice no haber sido informado de que el aparato tuviera "limitaciones" de algún tipo.
A preguntas de la defensa de Chapman Freeborn, Fermín Pérez expresa que normalmente viajaban con sus propios aviones y hasta ese viaje, el de ida a Afganistán en el Yakovlev 42, nunca había volado en misión militar internacional en aviones civiles. Pérez negó, taxativamente, que el avión fuera militar y, de hecho, "no tenía ningún control por estamentos militares".
También en respuesta a la defensa de Chapman Freeborn, el teniente Fermín Pérez dijo que, junto con sus compañeros, fue informado oficialmente por parte de su "jefatura", mediante "unas órdenes" y con "un procedimiento normal", de que debía formar parte del relevo de tropas españolas en Afganistán y de que debía tomar el vuelo de ida del Yakovlev 42, sin poder elegir el punto de partida, la ruta y el resto de circunstancias del vuelo. "En absoluto conocía Pérez quién organizó el vuelo".
Por último, compareció el testigo de la acusación Marco Antonio Ruiz, quien se ratificó en la declaración realizada en el juicio anterior. La defensa de Chapman Freeborn aportó, como ya había hecho en ocasiones anteriores, un documento del que dijo que era el billete que vinculaba a los militares accidentados con el vuelo mortal. Precisamente, esta prueba fue denegada en el juicio civil que tuvo lugar, también en Zaragoza, en 2006, puesto que -según las acusaciones- fue confeccionado después del accidente.
La sesión ha concluido a las 11.00 horas y se reanudará mañana, martes, a las 10.00 horas en el mismo lugar.