Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los familiares de los marineros se muestran felices ante la liberación del Alakrana

Familiares del AlakranaCNN+
Argi Galbarriatu, hermana del capitán del atunero vasco Alakrana, Iker, liberado tras 47 días de secuestro a manos de piratas somalíes, ha hecho pública la satisfacción de los familiares de la tripulación por este hecho y ha asegurado que los marineros "están aliviados". Además, ha declarado que sus seres queridos están deseando llegar a puerto para volver a casa.
Los familiares de los marineros del atunero han recibido la noticia oficial de la liberación del secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, a las 14,45 horas. Ha sido entonces cuando la mujer del marinero gallego Pablo Costas, Silvia Albés, ha manifestado que está "feliz por la noticia de la liberación y a la espera de una llamada de su marido".
Muy parecidas han sido las declaraciones del padre del tripulante de Nigrán (Pontevedra) Joaquín Fernández, que ha indicado que aún no ha podido hablar con su hijo porque "tienen los aparatos arrancados y sólo tienen unas líneas de satélite que dan abasto". Además, también ha reconocido que ya se encuentran "más tranquilos".
Apoyo por parte de sus lugares de origen
El alcalde de Baiona (Vigo), población en la que residen varios marineros, también ha querido sumarse a la felicidad del momento. Este ha declarado que la liberación es "la mejor noticia que podríamos recibir". Además, ha añadido que espera que los marineros lleguen cuanto antes a sus hogares.
Mientras, un marinero vecino de Bermeo, Jesús Zabalabeitia, que también ha estado muchos años trabajando frente a las costas africanas, ha asegurado que su familia había colocado los pañuelos "arrantzales" en el balcón y que sólo los quitaría "cuando llegasen a casa". Sin embargo, ese día por fin ha llegado.