Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No estamos todos, nos faltan tres compañeros pero ahora es el momento de ser fuertes"

Solidaridad de los compañeros de los secuestradosCuatro
Los compañeros de los tres miembros de la ONG de Barcelona Acció Solidària secuestrados el pasado día 29 de noviembre en Mauritania por Al Qaeda han pedido "discreción" en las negociaciones para su libertad y han agradecido el apoyo y solidaridad de la sociedad y los medios de comunicación.
La expedición, integrada por 38 cooperantes, ha llegado sobre las 10 horas de hoy a la terminal 2B del aeropuerto de El Prat, donde ha sido recibida por el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu.
"No estamos todos, nos faltan tres compañeros pero ahora es el momento de ser fuertes", ha proseguido el director de la Caravana Solidaria para Africa Occidental, Toni Camps, que ha mostrado su "agradecimiento a los medios de comunicación" por la solidaridad y el apoyo mostrados durante estos días.
Este representante de la caravana ha considerado que ahora el "gran reto" es estar pendientes de las gestiones que el Gobierno pueda hacer, y después de conocerse que Al Qaeda ha reivindicado el secuestro, lo único que queda es "condenar esta acción y estar al lado de los familiares".
Camps ha asegurado que confía que las gestiones del Gobierno "puedan dar resultado" y liberar a sus compañeros y, tras reconocer que el momento de la llegada a Barcelona era duro por faltarles sus tres compañeros, ha dicho que tenían que "ser fuertes por ellos".
Otro de los miembros de la caravana, el periodista Joan Ramón Jiménez, ha afirmado que la solidaridad recibida de las poblaciones destinatarias de sus proyectos les ha hecho ver que no tenían que desfallecer.
Los tres cooperantes fueron secuestrados el pasado 29 de noviembre a unos 150 kilómetros de Nuakchot, cuando viajaban en un convoy de Barcelona Acció Solidària por la carretera que une la capital mauritana con Nuadibú, la ciudad más importante del norte del país.