Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expertos consideran las cabinas de rayos UVA "cancerígenas para los humanos"

A pesar de que su uso está cada vez más extendido, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha decidido elevar hasta el máximo nivel el riesgo que supone para la salud humana el uso de las cabinas de rayos ultravioleta. El organismo ha incluido estos dispositivos en la categoría de riesgo 1 y los califica como "cancerígenos para los humanos". Hasta ahora, el uso de estas cabinas formaba parte del grupo 2, que lo denominaba "posiblemente cancerígeno".
Un grupo de científicos del IARC asegura que la radiación UV que emiten estos dispositivos comporta un gran riesgo de desarrollar la mutación genética que provoca el melanoma, un tumor cutáneo especialmente agresivo y responsable del 75 por ciento de las muertes que se producen al año como consecuencia del cáncer de piel.
Los investigadores advierten de que, contrariamente a lo que se piensa, todas las radiaciones UV, ya sean UVA, UVB o UVC, son igual de peligrosas y añaden que el riesgo de padecer melanoma se incrementa en un 75 por ciento cuando el uso de las cabinas de rayos ultravioletas comienza antes de los 30 años.
Además del melanoma cutáneo, los expertos del IARC alertan de que buscar el bronceado rápido en estos aparatos puede provocar tumores oculares.