Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Simona Levi: “A Europa le pedíamos dinero para sobres y hay que exigirle inversiones”

Simona Levi, número dos del Partido X a las europeasEFE

La corrupción es la segunda preocupación de los españoles, según el último Barómetro del Cis. Aunque no es el único, el Partido X -uno de los 39 que se presentan- hace de la lucha contra la corrupción su bandera. De hecho su cabeza de lista es Hervé Falciani, el informático que reveló la lista de 130.000 evasores fiscales clientes  del HSBC y ahora en paradero desconocido por su colaboración con la justicia. Simona Levi, su número dos, nos ha explicado que “hay que cambiar el modelo productivo para combatir la corrupción. A Europa le pedíamos dinero para meterlo en sobres,  ahora hay que exigirle inversiones en la productividad de este país rico lleno de gente que sabe hacer un montón de cosas”. El partido X apuesta por invertir en ciencia, en la sociedad de la información, nuevas tecnologías y energías y hacerlo mediante el control ciudadano de la actuación de los gobernantes a los que revocar el mandato.

¿Cómo definís al Partido X Partido del Futuro? ¿De qué se diferencia de las demás formaciones?
No somos un partido propiamente dicho, sino un método de trabajo. Somos una red de ciudadanos que nos reunimos, con las competencias que cada uno puede aportar, alrededor de una ruta de mínimos. Es un espacio de trabajo para crear soluciones concretas y pragmáticas uniendo el conocimiento experto, la capacidad y vigilancia de la sociedad civil.
¿Quiénes conforman el Partido X?
Es gente muy diversa, es una red transversal y no ideológica de ciudadanos. El único requisito es reunirse alrededor de una forma de trabajar. Hay gente de todo tipo, origen o edad que aportan sus conocimientos.
¿Cuál es el leitmotiv del Partido X?
Si quieres un resultado diferente tienes que ser algo diferente. Por eso para nosotros es más importante la metodología.  Para nosotros no se necesitan líderes ni opiniones, se necesitan ejemplos.
Si no sois un partido al uso, no os financiáis como los demás… ¿Cómo lo hacéis?
Somos el único partido en el mundo que presupuesta cada una de sus actividades. En el caso de la campaña colgamos el presupuesto que conseguimos por crowdfunding  o por donaciones. Lo excepcional es que colgamos el desglose de los gastos céntimo a céntimo, las facturas y los comprobantes de pago. Algo que no hace nadie.
Vuestro cabeza de lista es Hervé Falciani, un símbolo de la lucha contra la corrupción… ¿Cómo propone el Partido X acabar con la corrupción?
La lucha contra la corrupción no es solo una cuestión ética, si no también es económica. Sin corrupción no habríamos tenido recortes, ni la deuda que tenemos. Sin corrupción podríamos tener unas políticas europeas que fomenten la inversión productiva y no la especulación financiera.  Nuestros gobernantes necesitan dinero metálico para seguir con sus tramas de corrupción. España tiene un papel en Europa de pan para hoy y hambre para mañana. Acepta  el rescate bancario o inversiones mediantes subvenciones y no a la producción, que impide que un país rico en recursos como España  pueda tener un plan económico que permita invertir en estos recursos y no en el ladrillo. En Europa se necesita inversión, pero no para rescatar bancos si no para emprender, abrir pymes, explotar nuevas energías, desarrollar  la sociedad de la información y así mejorar así los cauces democráticos. Hay que cambiar el modelo productivo para luchar contra la corrupción. A Europa le pedíamos dinero para meterlo en sobres,  ahora hay que exigirle inversiones en la productividad de este país rico y lleno de gente que sabe hacer un montón de cosas. Es absurdo el papel de papel vasallo que pide cuatro duros para meterlos en un sobre.
Hay que forzar el cambio con la evidencia y los ejemplos. Tenemos los recursos para saber qué personas y gobernantes trabajan en contra del bien común. Podemos localizar los movimientos a paraísos fiscales. Ya se colabora con la justicia para que estas personas no tengan impunidad. Nosotros lo hacemos a través de Falciani o de acciones junto con el 15-MpaRato. Hay que acabar con la impunidad y  desde dentro de las instituciones  se puede hacer con más fuerza. Se puede demostrar que alguien intenta preparar una ley en su propio beneficio. Hay que denunciar constantemente cuando nuestros políticos no trabajan por el bien común con los datos en la mano.
Por otro lado trabajamos en el control ciudadanos de los flujos financieros. La opacidad de los bancos hace de Europa en sí misma un paraíso fiscal. Y más si el Partido Popular Europeo pide que el presidente sea Jean-Claude Juncker, expresidente de Luxemburgo, un paraíso fiscal. Juncker es el candidato de Ángela Merkel y Mariano Rajoy. Nosotros queremos un modelo contrario en el que la ciudadanía pueda controlar los flujos bancarios. Planteamos implantar el radar financiero a nivel de estado. Este cambio no se hace desde arriba  Hay que hacerlo desde la sociedad civil, metiendo  a nuestra gente, a los ciudadanos en las instituciones.
¿Cómo pueden controlar los ciudadanos a las instituciones y a quienes las conforman?
Las instituciones tienen que seguir existiendo y se deben crear cauces del control para los ciudadanos. Los ciudadanos deben tener la información, sin información no hay democracia. Se trata de que esté todo a la vista para que podamos vigilar que los representantes están cumpliendo con el cometido y tengamos un sistema para revocar su mandato, por ejemplo, si no cumplen su programa electoral.
Por ejemplo, si alguien al llegar al Gobierno incumple la promesa de no subir el IVA, el día que se vota la subida en el Parlamento los ciudadanos tendríamos que poder votar en Correos para quitarle esa parte de representación que le habíamos otorgado. Así cuando hay políticas impopulares como ir a la guerra, rescatar bancos, o no respetar el programa la gente podría contrarrestar políticas impopulares.
Ideas del Partido X para afrontar la crisis
Nuestros gobernantes se han llevado de este país todo: entre malas políticas, malas inversiones, robo y corrupción no queda un duro. Hay que invertir para crear un nuevo modelo productivo en el que la capacidad de emprender de todos nosotros salga adelante. Antes se invertía en carreteras, ahora las inversiones deben ir encaminadas a la ciencia, la sociedad de la información, las nuevas tecnologías y energías. Hay que pedir una moratoria de la deuda, no invertir en bancos sino en la capacidad de producción, hay que abrir el crédito y dejar que la gente pueda emprender y producir. Esto no es una ilusión porque el dinero está. La cuestión es que nuestros gobiernos se lo están llevando a sus bolsillos en lugar de al tejido productivo de la sociedad.