Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El yihadista que reclutó mujeres para casarlas con terroristas se arrepiente "mucho mucho" de colaborar con el DAESH

Acepta cinco años de prisión tras llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía
El acusado de reclutar adolescentes "fácilmente manipulables" para enviarlas a territorios controlados por el DAESH para que pudieran casarse y ser madres de "futuros terroristas" ha afirmado este lunes en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional que se arrepiente "mucho mucho" de haber realizado estos actos y colaborado con la organización terrorista.
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha juzgado a Youssef Mohamed Tuileb, quién ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y ha aceptado la condena de cinco años de prisión por el delito de colaboración con organización terrorista. También ha sido penado con 11 años de inhabilitación, siete años de libertad vigilada y una multa de 1.620 euros.
Fiscalía solicitó inicialmente para Tuileb 10 años de prisión por los delitos de colaboración con organización terrorista y enaltecimiento del terrorismo --ocho años por el primero y otros dos por el segundo-- y una multa de 6.000 euros y la medida de libertad vigilada durante siete años. Finalmente, el delito de enaltecimiento ha sido suprimido de la acusación.
Antes de finalizar la vista, el acusado se ha dirigido al tribunal dirigido por la magistrada Ángela Murillo en árabe y ha reconocido los hechos y ha asegurado que se arrepiente de "haber cometido lo que cometió". "Mucho mucho" y "sí, señoría", ha dicho cuando ha sido preguntado sobre si se arrepiente de haber reclutado a menores para las actividades del DAESH.
El escrito de acusación del Ministerio Público señala que el acusado, en prisión preventiva desde diciembre de 2015, se centró a partir del año 2014 a captar, adoctrinar y radicalizar a mujeres adolescentes con problemas de adaptación familiar. Según subraya la Fiscalía, "el denominador común" era "ser fácilmente manipulables" con la finalidad de enviarlas a las zonas controladas por el Daesh en Siria e Irak para "contraer matrimonio y ser madres de la futura generación de terroristas".
Tuileb accedía a estas adolescentes aprovechando su relación con el Centro Cultural Islámico Inam Warsh de Ceuta, donde se imparten cursos y aprendizajes relacionados con el Islam, al que asistían niños y niñas de entre 5 y 16 años. El acusado seleccionaba a las jóvenes de entre 13 y 14 años "con marcados problemas afectivos" para ejercer su labor de adoctrinamiento y radicalización en el ideario de la organización terrorista y ofreciéndoles la posibilidad de viajar a Siria y unirse a las filas del Daesh.
"¿QUÉ HARÍAS SI TUVIERAS CÁNCER?"
"¿Qué harías si tuvieras cáncer?", preguntó Tuileb a una menor de edad, testigo protegido, destaca el escrito de acusación. Después, volvió a formularle una nueva pregunta sobre si deseaba ir a Siria, a cambio de 1.000 euros y ayuda a su familia si aceptaba.
Asimismo, a otros jóvenes les preguntó si querían ser mártires y en 2014 Tuileb adiestró a una menor en el uso de un revolver detonador. A esta joven le obligó a cambiar su forma de vestir por otra "más acorde con la interpretación más rigorista del Corán", afirma el fiscal, como el uso del niqab --velo que cubre el rostro salvo los ojos--.
El escrito del fiscal incluso hace mención a que el acusado llegó a golpear a la menor que estaba adiestrando al menos en tres ocasiones al sorprenderla fumando porque incumplía "las enseñanzas y prohibiciones que le imponía". También, la acompañó a Marruecos, donde contactó con defensores de los postulados yihadistas y llegó a prometerle que se casaría con ella si viajaba a Siria.
Tuileb difundió distintos contenidos en las redes sociales en el que se mostraba un apoyo "inequívoco" a los postulados y acciones de Daesh. Con la misma intención publicó distintos símbolos de la organización terrorista en Facebook.