Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sanchistas quieren que una parte de los miembros del Comité Ejecutivo sean elegidos por el voto de los militantes

Plantearán esta enmienda al 39 Congreso, aunque hay agrupaciones que propondrán sustituir la ponencia marco completa por la de Sánchez
Los sanchistas quieren trasladar a la ponencia marco del PSOE para el 39 Congreso Federal --que tendrá lugar los días 16, 17 y 18 de junio-- las propuestas que recogieron en el documento de la candidatura de Pedro Sánchez "Por una nueva socialdemocracia". Entre ellas, quieren que se incluya una nueva fórmula para elegir al Comité Federal del partido que implique que la mayor parte de su composición sea elegida directamente por las Federaciones mediante el voto de los militantes, según informaron a Europa Press fuentes cercanas al nuevo secretario general.
En este sentido, el citado documento de Pedro Sánchez proponía reducir el número de miembros del Comité Federal a elegir por el Congreso Federal y ampliar "el número de quienes sean elegidos directamente en cada Federación por el voto de la militancia --a quien tendrán que rendir cuentas-- mediante el procedimiento que determinen los correspondientes Estatutos".
Basan su propuesta en la necesidad de "inspirar y permear" todas las estructuras organizativas, incluido el Comité Federal, de "buenas prácticas democráticas" y también de "políticas de paridad de género". Por este motivo, consideran necesario que los órganos del partido sean elegidos en una parte por los militantes.
Además, en ese texto se argumenta que el funcionamiento de las estructuras del partido debe inspirarse en "criterios de lealtad, colaboración y corresponsabilidad en la fijación de la línea política del partido, alejándose de las prácticas corporativas y de las confrontaciones de poder e influencia".
Los sanchistas tienen muy presente el Comité Federal del 1 de octubre pasado que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez y de hecho, hacen referencia a aquella reunión en su documento recordando que la Gestora fue nombrada y mandatada de un modo que "no se corresponde ni con las reglas, ni con la cultura socialista, ni con los criterios democráticos básicos habituales".
En este caso, quieren que la "revocación o censura" de un Secretario General tenga que ser "motivada y acordada por un mínimo del 51% de votos del Comité Federal" o del órgano equiparable a otro nivel territorial. Pero además, quieren que esa decisión sea aprobada por la militancia en una consulta en un plazo máximo de 15 días.
Y si, finalmente la destitución es ratificada en la votación de la militancia, los sanchistas quieren que ese cese dé lugar también al cese automático de la Comisión Ejecutiva Federal, nombrándose una Comisión Gestora por el Comité Federal que tenga un mandato limitado a un plazo de 90 días como máximo desde su nombramiento y con una única misión, la convocatoria de elecciones primarias para elegir al nuevo secretario general.
QUE EL DOCUMENTO DE SÁNCHEZ SUSTITUYA A LA PONENCIA MARCO
No obstante, hay partidarios de Pedro Sánchez que consideran que el documento "Por una nueva socialdemocracia" debería sustituir a la propuesta de la ponencia marco que se realizó por encargo de la Gestora del partido.
De hecho, esta va a ser la "enmienda a la totalidad" que van a presentar a partir de mañana en algunas agrupaciones: que la ponencia del nuevo secretario general sustituya a la ponencia marco en lugar de presentar enmiendas parciales y que la que se enriquezca con las enmiendas sea la primera y no la segunda.
En este sentido, las fuentes consultadas alegan que esta situación es inédita, ya que se ha elegido a un secretario general que no era el que proponía el aparato y éste cuenta además con un documento propio alternativo. Las fuentes consultadas consideran que lo más lógico sería que una comisión redactora armonizara los dos textos.