Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Reprobación a Catalá: el Gobierno no está obligado a nada porque no es vinculante

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, llegó a tiempo al debate de su reprobación. La suya y la del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y la del fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix.


Los socialistas, los que han pedido esta reprobación, exigen la dimisión de Catalá:
“Usted ha puesto al Ministerio de Justicia en la estrategia de la defensa de la corrupción de su partido. Ni un minuto más en el banco azul. Usted tiene que ser cesado por el presidente del Gobierno, ya que no ha tenido la decencia de dimitir”, reprochó Isabel Rodríguez.


Con ellos se encontraba el resto de la oposición: todos a una para la censurar la cúpula fiscal y el Ministerio de Justicia. “Normalizar que el Partido Popular, que es el partido más corrupto de Europa, esté en las instituciones y esté en el Gobierno es un peligro para la democracia”, ha manifestado Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.


Sin embargo, el PP respalda al ministro, y él, tras su reprobación, ha manifestado que no está dispuesto a irse. “Voy a seguir trabajando el tiempo que el presidente del Gobierno decida, y yo creo que tengo su confianza. Por lo tanto, seguiremos trabajando “, ha dicho Catalá.


Por su parte, también el fiscal general del Estado, que horas antes de la votación decía estar tranquilo, afirma que tampoco piensa dimitir.


La reprobación sólo tiene valor simbólico. El Gobierno no está obligado a nada porque no es vinculante.