Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La recuperación no será completa hasta que no se sienta en el bolsillo de los españoles"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha matizado sus palabras de la pasada semana y, después de reiterar que "en muchos aspectos la crisis es historia del pasado", ha admitido que "no son historia sus secuelas".

"La recuperación no será completa hasta que no llegue a cada español que no tiene trabajo y no se sienta en los bolsillos de todos los españoles", ha dicho, para volver a admitir que "la recuperación no ha llegado a todos ni a todos por igual".
Así lo ha dicho tras presidir la firma del acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales por el que se articulará una nueva ayuda de 426 euros mensuales para parados de larga duración, con cargas familiares y que han agotado las prestaciones y subsidios por desempleo, en el marco del Programa Extraordinario de Activación para el Empleo.
Los primeros en estampar la firma al acuerdo han sido los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi. Esta imagen ha tenido un significado especial, ya que ambos representantes se disputarán este miércoles la Presidencia de la patronal en las elecciones que celebrará CEOE.
A continuación, los firmantes han sido los secretarios generales de CC.OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, quienes han pasado el testigo, finalmente, a la ministra de Empleo, Fátima Báñez.
En el turno de valoraciones, tanto patronal como sindicatos han hecho una llamada al Gobierno para que aproveche la recuperación económica para devolver progresivamente a empresas y ciudadanos lo que la crisis les ha quitado por el camino.
Ante estas peticiones, Rajoy ha dicho que "hay cosas que a todos nos gustaría haber hecho y que nos gustaría hacer, pero las cosas son como son". A renglón seguido, ha recalcado que España ha vivido la peor crisis de su historia y que esta situación ha llevado a adoptar reformas estructurales y a hacer grandes esfuerzos para reducir el déficit público.
Si bien, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que ello está permitiendo "sentar bases sólidas para el futuro" y con lo que "cada vez más podremos seguir haciendo cosas" en beneficio de la sociedad.
ESPAÑA CRECERÁ POR ENCIMA DEL 2%
Con todo, Rajoy ha mantenido el tono optimista de los últimos días y, si el ministro de Economía, Luis de Guindos, manifestaba horas antes que las previsiones oficiales de crecimiento del 2% en 2015 son hoy por hoy "moderadas", el presidente del Gobierno señaló que "no es lo mismo que la economía se contraiga o que crezca por encima del 2% el próximo año".
"No es lo mismo que se destruya empleo a que el desempleo se haya reducido en más de 500.000 personas en un año, o la sangría de afiliados a la Seguridad Social a que, con el último dato disponible, ésta haya crecido en 400.000 personas en doce meses", ha apostillado.
Por ello, Rajoy ha asegurado que el Gobierno ha sido partidario de hacer un "esfuerzo adicional" y que lo quería hacer conjuntamente con los agentes sociales al firmar este acuerdo en beneficio de los más necesitados.
"Todos teníamos en mente a todas estas personas en paro desde hace mucho tiempo. Con el acuerdo de hoy, 450.000 personas tendrán ayudas especiales. No es cuestión de insistir, pero es un programa que busca la integración efectiva, no ayudas que sólo sirvan para paliar situaciones personales extremas", ha añadido.
Por último, ha recordado que en el desarrollo de este programa "será indispensable la colaboración de las comunidades autónomas". "Agradecer públicamente el compromiso responsable de los agentes sociales y sumarme al agradecimiento a todas las personas que han trabajado para que las cosas hayan salido bien", ha sentenciado.