Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Son los recortes culpables de las 10 muertes en el hospital Vall d’Hebron?

Un juez de Barcelona investiga si los recortes, los "ajustes presupuestarios" están detrás de la muerte de 10 pacientes de cardiología en el Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona. Todos ellos necesitaban intervenciones urgentes, pero tardaron hasta 140 días en pasar por el quirófano. El hospital ha dado su versión de los hechos en una rueda de prensa.

Lo denunció Manuel Galiñanes, exjefe de cirugía cardiovascular de la Vall d’Hebron pero la fiscalía y el juez  instructor desoyeron su demanda argumentando que los recortes no podían ser objeto de un juicio penal.

Ahora la Audiencia de Barcelona les quita la razón y no sólo va a investigarlo, sino que, además, afirma que los recortes pueden constituir un delito de homicidio por omisión o imprudencia. Y lo justifica en el auto con esta frase: "no podemos compartir que las decisiones políticas no tengan consecuencias penales"

Galiñanes advirtió al gerente del hospital, hasta en cuatro ocasiones, que la falta de camas y quirófanos ponía en peligro la vida de sus pacientes. Cinco días después de denunciarlo ante el defensor del pueblo catalán, fue relevado.

Asegura que el hospital pasó de programar 15 intervenciones diarias a dos o tres por semana. Así, la espera para ser operado superaba los 90 días, el tiempo límite marcado por los cardiólogos, algunos, dice, esperaron hasta 120 días.