Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La portavoz de la Generalitat apoya que se anime a los funcionarios a librar por el juicio de Mas

La portavoz del Govern, Neus Munté, ha avalado que la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, haya animado a los funcionarios a librar el 6 de febrero para apoyar al expresidente de la Generalitat Artur Mas antes del juicio por haber organizado la consulta del 9 de noviembre de 2014.
"Me remito a lo que ha dicho la consellera. Los trabajadores públicos con sus días de asuntos propios pueden hacer lo que consideren oportuno", ha concluido Munté, que ha insistido en calificar de juicio político el proceso judicial contra el expresidente y las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega.
Por otra parte, ha lamentado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya mantenido su rechazo a la celebración de un referéndum de independencia en Cataluña y ha concluido: "No tiene ningún proyecto para Cataluña".
En declaraciones a los periodistas en los pasillos del Parlament, ha considerado que con su negativa al referéndum, el presidente se desmiente a sí mismo en la oferta de diálogo que lanzó a la Generalitat hace 48 horas: "¿Donde queda aquella oferta instando al diálogo? ¿En que queda su mano tendida?"
El Govern considera que el rechazo de Rajoy al diálogo va más allá de esta votación y también incluye un 'no' a una mejor financiación, en cambios en la ley de dependencia, y en pactar mejoras para la red de Rodalies de Cataluña: "No se puede hablar de nada".
"Los problemas descomunales vienen dados porque hay un gobierno en el Estado que tiene una auténtica incapacidad para dar respuesta política y democrática a lo que está sucediendo en Cataluña", ha zanjado la portavoz del Ejecutivo catalán.
Munté ha considerado que la única relación que quiere Rajoy con el proceso soberanista es a través de "la judicialización, la persecución y la negación de ningún tipo de diálogo", y ha insistido en que un 80% de los catalanes quiere este referéndum.