Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía intenta acabar con el colapso del CETI que cuadruplica su capacidad

La policía ha comenzado a enviar a la península a los inmigrantes que llegaron a principios de esta semana a Melilla, en un intento por acabar con el colapso de los centros de estancia temporal. La situación se ha visto agravada al detectarse en el CETI un caso de meningitis. Las fuerzas de seguridad denuncian que no saben cómo actuar para evitar nuevas entradas masivas.

Después de la última entrada masiva de inmigrantes en Melilla el Ejecutivo central ha activado la situación de emergencia mientras intenta acelerar los traslados a la Península, unos de acogida y "los que sean posibles", según la delegación del gobierno, para su expulsión de España en aplicación de la Ley de Extranjería.
Tras la entrada más importante de inmigrantes de la historia de la doble valla, en la que saltaron 500 subsaharianos, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla ya acoge a 1.900 personas, casi cuatro veces más de su capacidad óptima y hay que dejar sitio con rapidez.
Mientras desde el gobierno español se sigue reclamando ayuda a Europa, varias decenas de inmigrantes partían anoche, desde la estación portuaria de Melilla, hacia la península, la mejor escala del largo viaje que algunos emprendieron hace años hacia un futuro que esperan mejor.
Se hace en grupos, poco a poco, con el fin de descongestionar el CETI, aunque depende de la capacidad que haya en los centros de acogida peninsulares y siempre después de completar los protocolos establecidos, que incluyen varias revisiones médicas y análisis de sangre. La mayoría de los extranjeros que salgan tendrán abierto un expediente de expulsión.
UN CASO DE MININGITIS
La situación en el CETI se ha visto agravada al detectarse un caso de meningitis. Un total de 226 personas, entre inmigrantes y personal del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, están siendo tratadas en Melilla para evitar ser contagiadas al haber podido entrar en contacto con el inmigrante enfermo que se encuentra ingresado en estado grave en la UCI del Hospital comarcal de Melilla, según han informado a Europa Press desde el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla.
Así, ha subrayado que desde la detección y confirmación del caso se han llevado a cabo "todas las medidas de prevención y control incluidas en el protocolo de vigilancia epidemiológica de las Enfermedades de Declaración Obligatoria de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica".