Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pasajero del MSC: "Vi a un agresor, debió de ser el que mató al matrimonio catalán"

Pasajeros del crucero de MSC Splendida donde viajaba el matrimonio catalán fallecido en el atentado de TúnezEFE

Uno de los pasajeros del MSC Splendida que vivió el atentado yihadista en el Museo del Bardo de Túnez, Miquel Espelt, ha relatado a la salida del buque en Barcelona que vio "cómo caían al suelo los turistas rematados por los tiros". En este barco viajaba el matrimonio catalán que perdió la vida en el atentado. El testigo afirma que "vi a un agresor cerca del autocar que debió de ser el que mató al matrimonio catalán".

En declaraciones a los medios en el Puerto de Barcelona, Espelt, que viajaba junto a su mujer y familiares, ha asegurado: "Vi a un agresor cerca del autocar que debió de ser el que mató al matrimonio catalán".
Ha explicado que con el matrimonio de barceloneses, que estaban celebrando su 50 aniversario de boda, habían "coincidido en varias excursiones y habían hablado", aunque no se conocían de antes.
Ha relatado lo que vio en el momento del ataque: "Estaba fumando un cigarro en la puerta del museo, escuché petardos que en realidad eran tiros".
En ese momento vio que una ráfaga de disparos se dirigía hacia él y pensó "pies para que os quiero", cogió a su mujer y a otros familiares y lograron esconderse en una habitación del museo gracias a la ayuda de una mujer.
"Si llegan a entrar allí nos rematan a todos porque no había salida", ha explicado el testigo, que ha relatado como después les llevaron al Parlamento, en el mismo recinto, donde les atendieron muy bien, y después la policía les escoltó hacia el barco.
"No nos pilló por 10 minutos"
Marcelino, un pasajero mallorquín del Costa Fascinosa, el segundo de los cruceros con viajeros españoles a bordo que recalaba en Túnez en el momento del atentado, ha señalado que éste no les "pilló por diez minutos".
"Podíamos haber sido nosotros", ha indicado su sobrina, que ha explicado que en el momento del atentado estaban ya en el autocar y ha considerado que los terroristas no atacaron contra ellos porque "nuestro autobús era muy pequeño".
Así, ha señalado que cuando tuvieron conocimiento del atentado, fueron dirigidos de nuevo al barco, que ha permanecido dos días sin actividades durante el crucero como "duelo", han indicado las sobrinas de Marcelino, Mariela y Marta.
Un afortunado cambio en el itinerario
Cristina y Gema también viajaban en el Costa Fascinosa y explican que el atentado no les pilló en el museo por un cambio "por un cambio en el itinerario". En declaraciones a la prensa a su llegada al puerto de Palma las pasajeras han dicho que "por casualidad" cambiaron de itinerario porque dos turistas que iban con ellas no hablaban español y, por ello, alteraron las visitas.
Las pasajeras, que han dicho que no conocían personalmente a ninguno de los fallecidos en el ataque, han dicho que "podríamos haber estado allí" durante el atentado y que únicamente no lo estuvieron "por casualidad".
Asimismo, han apuntado que vieron al guía "bastante afectado", si bien se enteraron del suceso porque la madre de una de ellas las telefoneó para interesarse por su estado. En este sentido, han considerado que "en el barco falló la información" puesto que, según han relatado, fueron ellas las que informaron del atentado a los propios camareros de éste.
Ambas mallorquinas han asegurado que no tienen ganas de viajar más a esa zona puesto que "ya íbamos bastante asustadas porque hay mucha información de terrorismo". Según han señalado, una de las frases que más les repitieron durante el viaje antes del atentado fue "¿pero qué puede pasar?".