Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez colocó un micrófono en el despacho de González ante su hermetismo hablando por el móvil

De madrugada, valiéndose de una ganzúa para abrir la puerta. Así colocaron los agentes especializados el micrófono fijo de última generación camuflado en el interior del despacho de Ignacio González.
El primer juez instructor del sumario lo ordenó el pasado mes de julio, según la cadena Ser, como medida excepcional en casos de especial gravedad: Para esquivar las precauciones que mostraban los investigados.
El fiscal anticorrupción niega las filtraciones pero no la existencia del micrófono.
González cuidaba sus hábitos a la hora de hablar por teléfono, pero dentro de su despacho, lo hacía con total libertad. Algo irónico, ya que como vicepresidente de Madrid promovió un sistema de teléfonos prepago para altos cargos que debían cambiarse cada 15 días. Su empeño en no ser grabado fue mayor al llegar a la presidencia; cuando gastó 117.000 euros de las arcas públicas encriptando móviles. Un contrato con Indra que terminó a la par que su mandato.

Las escuchas de este micrófono y otros portátiles de alta potencia, han sido claves para descubrir las fugas y chivatazos o los detalles del blanqueo.