Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jurado de la 'causa de los trajes' comienza a deliberar sobre Camps y Costa

El jurado ha recibido este lunes el objeto del veredicto

El juicio por la causa de los trajes concluye tras 26 sesiones

El juicio al expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y al exsecretario general del PPCV y diputado, Ricardo Costa, por un delito de cohecho impropio pasivo en la 'causa de los trajes' derivada del 'caso Gürtel', ha concluido 26 sesiones después de su comienzo el 12 de diciembre. Así, este lunes el magistrado-presidente, Juan Climent, ha entreguado al jurado el objeto del veredicto sobre el que deberá pronunciarse para determinar si los dos acusados son culpables o no culpables.
"Dadas las instrucciones al jurado y entregado el objeto del veredicto, se levanta la sesión y a partir de este momento queda el jurado recluido e incomunicado a los objetos de que elabore el veredicto". Así se ha pronunciado Juan Climent, el magistrado presidente de la 'causa de los trajes'.
Climent ha reunido en esta jornada a las partes para exponerles el objeto del veredicto --un cuestionario sobre hechos probados al que deben responder los jurados--, en una vista que se ha prolongado más de lo previsto, puesto que pese a que inicialmente este trámite debía concluir a las 12.00, no ha sido posible hasta las 14 horas. A lo largo de estas horas, los letrados y fiscalía han hecho precisiones a las cuestiones formuladas por el magistrado, algunas de las cuales han sido aceptadas.
Tras ello, Climent ha trasladado --en audiencia pública-- el objeto del veredicto al jurado. Sus primeras palabras han sido de disculpa: "lamento el retraso, pero la audiencia se ha extendido más de lo previsto pese a empezar a las 9.00. Las cosas en este proceso nunca se ajustan a los tiempos", les ha apostillado.
El magistrado ha leído al jurado parte de la ley con instrucciones sobre cómo emitir un veredicto en el que se declaren probados o no probados los hechos justiciables. Lo primero que les ha dicho es que deben actuar con arreglo a los principios de "independencia, responsabilidad y sumisión a la ley". Seguidamente, les ha recordado que el hecho delictivo por el que se acusa a Camps y a Costa es el de haber recibido regalos en consideración a su cargo de presidente de la Generalitat y de diputado de las Cortes valencianas, todo ello de acuerdo con el tipo penal del artículo 426 del Código Penal.
Para tratar estas cuestiones, el jurado se retirará a una sala del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) y elegirá a un portavoz. Tras ello, comenzará a deliberar a puerta cerrada, sin que pueda comunicarse con ninguna persona hasta que haya emitido el veredicto. De hecho, si tarda varios días, se quedará a dormir en un hotel.
En concreto, Climent les ha dicho: "Durante la deliberación no tendrán acceso a los medios de comunicación ni a Internet, ni disponer de teléfono ni mantener ningún tipo de entrevista con nadie que no sean los miembros del tribunal". También contarán con custodia policial "para que nadie les moleste y no tengan injerencias", ha agregado.
El portavoz --cuyo voto vale lo mismo que el de los demás-- someterá a votación cada uno de los párrafos que se describen en el objeto del veredicto, y el jurado votará si estima probados los hechos. Para ser declarados así, se requiere siete votos, al menos, cuando fuesen contrarios a los acusados; y cinco votos, cuando fuesen favorables. De no llegar a un acuerdo tras tres votaciones, el magistrado disolverá el jurado, convocará a uno nuevo y se repetiría el juicio.
Transcurridos dos días desde el inicio de la deliberación, si el jurado no ha entregado el acta de la votación, el magistrado podrá convocarle a una comparecencia para ver si necesita ayuda o tiene algún tipo de ayuda.
La votación del jurado será nominal, en voz alta y por orden alfabético. En último lugar votará el portavoz. Y ninguno de los jurados podrá abstenerse de votar. No obstante, si alguno insistiera en abstenerse, será sancionado por el magistrado con 450 euros de multa. En todo caso, la abstención se entenderá como voto a favor.
Sentido más favorable
Climent ha acabado su intervención advirtiendo al jurado de que si tras la deliberación, no pueden resolver las dudas sobre la prueba, "deberán decidir en el sentido más favorable al acusado". También les ha indicado que el objeto del veredicto recoge los planteamientos de la acusación y de la defensa, que traducen en hechos favorables como desfavorables. "Esto significa que puede haber contradicción", ha aclarado, por lo que les ha pedido que tengan cuidado en no contradecirse.
En principio, el magistrado ha establecido un horario provisional para que el jurado se ponga a deliberar, que es de 9.30 a 14.00, y de 16.30 a 19.00 horas.