Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El clan de González, acusado de un quebranto de 25 millones de dólares como mínimo

Media familia de Ignacio González detenida: Ignacio, Pablo, y el cuñado de ambos, José Juan Caballero. Lourdes Cavero, mujer de Ignacio, está imputada. Un quinto miembro es el padre de los González, de 90 años, que está bajo arresto domiciliario por su delicado estado de salud. La Guardia Civil sospecha que su hijo Ignacio le utilizó para blanquear dinero. Ese es uno de los delitos que le imputa el juez Velasco, además de prevaricación, organización criminal, malversación… y así hasta siete. Ignacio González los ha negado todos en su declaración ante el juez. No cometió ninguna irregularidad y no cobró comisiones, sostiene.

Menos locuaz estuvo su hermano Pablo, que se ha negado a declarar. Según la investigación, Pablo no dudó en hacer negocios por toda Latinoamérica, incluida la Venezuela chavista. Sobornó presuntamente a funcionarios para lograr contratos públicos en el país caribeño.
Por su parte, también se ha negado a declarar el cuñado de ambos, José Juan Caballero.

Todo un entramado familiar alrededor de la empresa pública que gestiona el agua de todos los madrileños, –el Canal de Isabel II–, y que supuso un quebranto de 25 millones de dólares, como mínimo, a las arcas públicas.