Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hermanos de Fátima Báñez niegan acuerdos en el concurso de Mercasevilla

Fátima Báñez, ministra de Trabajocuatro.com

Un total de siete empresarios, entre ellos dos hermanos de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, han negado este viernes la existencia de un concierto para que el concurso para la adjudicación de un derecho de opción de compra sobre los terrenos de Mercasevilla fuera finalmente concedido a Sanma.

La juez de Instrucción número 6, Mercedes Alaya, que investiga las supuestas irregularidades detectadas en dicho concurso, considera que, "de los indicios" expuestos a lo largo del procedimiento, "puede deducirse el posible concierto entre Mercasevilla y Sando para la adjudicación a ésta última del concurso relativo a la opción de compra de los terrenos de la unidad alimentaria, y asimismo idéntico concierto entre dicha empresa constructora y al menos la mayor parte de las sociedades que participaron en dicho concurso mediante la creación artificial de un precio que favoreciera el ofrecido por Sanma".
Como es sabido, el procedimiento impulsado para enajenar los suelos del mercado central de abastos de Mercasevilla fue fallado en favor de la propuesta elevada por el grupo promotor 'Sanma Desarrollos Urbanísticos', filial de la constructora Sando, que ofertó 106 millones pese a que concurría una oferta económicamente superior por parte del grupo Noga, ascendente a 158 millones.
La juez ha tomado declaración a lo largo de este viernes, en calidad de imputados, tanto a estos siete empresarios como a Alfredo Delmo Suárez, arquitecto técnico del área de Vía Pública del Ayuntamiento hispalense.
Los últimos en comparecer ante la magistrada, ya bien entrada la tarde, han sido los hermanos de Fátima Báñez, Eduardo y Juan Nicolás Báñez García, en relación a la oferta presentada por Construcciones Juan de Robles.
Fuentes del caso han informado de que Eduardo ha explicado a la magistrada que "la política de la empresa es siempre postular a la baja" en todos los concursos a los que se presentan con el objetivo de "comprar suelo barato", de manera que la oferta al concurso de Mercasevilla fue de 105 millones de euros, la mínima establecida en los pliegos de condiciones.
El hermano de la ministra, que ha precisado que el coste de presentarse a este concurso en concreto fue de 300 euros, ha dicho que, a pesar de postular siempre a la baja, la empresa se ha adjudicado otros concursos en los que su empresa quedó segunda debido a que la ganadora sufrió algún problema de financiación y se tuvo que retirar.
La empresa familiar de jamones
De su lado, Juan Nicolás ha asegurado que nunca ha trabajado para Construcciones Juan de Robles y que únicamente trabaja para la empresa familiar de jamones, según las fuentes consultadas por Europa Press.
El primero en comparecer ante la juez ha sido Ignacio Bayón Marine, presidente del consejo de administración de Realia Business, quien ha dicho que él no firmó la oferta presentada por su empresa ya que fue redactada por el departamento de Promoción y no pasó por el consejo de administración.
A continuación ha declarado el presidente del consejo de administración de Prasa, José Romero González, quien ha señalado que "no esperaba ganar" el concurso y que se presentó al mismo "como quien se presenta a un examen sin haber estudiado".
Sociedad Azucarera Larios
En tercer lugar ha comparecido Bárbara Gutiérrez-Maturana Kalachnikoff, presidenta y consejera delegada del consejo de administración de Sociedad Azucarera Larios, que ha explicado que contaba con un consejero delegado que "se encargaba de todo" y que hasta la presentación de la oferta para pujar por los suelos de Mercasevilla su empresa "no había hecho nada" en Sevilla.
Por su parte, Martín Eugenio Sánchez-Ramade, presidente de Edamar --empresa que quedó disuelta y extinguida por haber sido absorbida por Noriega el 26 de junio de 2007--, ha reconocido "no saber mucho" del concurso, añadiendo que disponía de un equipo técnico que le asesoraba.
Asimismo, Antonio Vicente Sánchez-Ramade Carrascosa, hijo del anterior y que firmó la oferta presentada por Edamar como apoderado solidario, ha reconocido que trabaja como comercial y que le dieron la propuesta de oferta ya hecha y con un poder, por lo que se limitó a presentarla sin ni siquiera mirársela.
En esta causa, y además de los citados, están imputados el que fuera primer teniente de alcalde del Ayuntamiento hispalense, Antonio Rodrigo Torrijos; los exgerentes de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla Manuel Marchena y Miguel Ángel Millán, o el exconcejal y expresidente de Mercasevilla Gonzalo Crespo.