Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide 846 años de cárcel para los etarras Rodríguez y Aramendi por la explosión de un coche bomba en 2005

La Audiencia Nacional juzga este miércoles a los dos etarras por el atentado perpetrado en Madrid que dejó medio centenar de heridos
La Fiscalía solicita 846 años de prisión para los etarras Liher Rodríguez Arechabaleta y Alaitz Aramendi por los delitos de intento de asesinato y estragos terroristas al hacer explosionar una furgoneta bomba en mayo de 2005 en Madrid que dejó cerca de cincuenta personas heridas e importantes daños materiales.
La Audiencia Nacional juzgará este miércoles a Rodriguez, que ya fue condenado a cinco años de prisión por los tribunales franceses, y a Aramendi, que en la actualidad cumple condena de 18 años de prisión en territorio francés, por la explosión del vehículo que iba cargado con 20 kilos de cloratita y que hicieron detonar en el madrileño barrio de San Blas.
El fiscal, que pide igualmente que indemnicen conjuntamente con 528.646 euros a los afectados en calidad de responsabilidad civil, apunta en su escrito de acusación que los dos etarras robaron el día previo al del atentado una furgoneta Renault Express en la madrileña localidad de El Escorial y se trasladaron a Valdemorillo para cargar los explosivos.
Ya en Madrid estacionaron el vehículo en la calle Rufino González esquina con Alcalá "con el fin de causar el mayor daño material posible y ocasionar la muerte o lesiones" a las personas que se encontraran en el lugar y esperaron a primera hora de la mañana para alertar mediante vía telefónica al diario 'Gara' de la explosión que finalmente se produjo a las 9.30.
ENTREGADOS POR FRANCIA
Como consecuencia de la misma, 46 personas --12 de ellas agentes de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado--, resultaron heridas y los inmuebles ubicados en las inmediaciones del lugar sufrieron daños por importe de 405.185 euros, que fueron abonados por el Ayuntamiento de Madrid. Igualmente cerca de 20 vehículos, dos ciclomotores y varios inmuebles de la zona sufrieron desperfectos tras la explosión de la furgoneta-bomba.
El Tribunal de Apelación de París acordó la entrega de Aramendi en 2008 y cuatro años después de Rodríguez; ambas libradas por el Juzgado Central de Instrucción número de la Audiencia Nacional. La etarra fue candidata por EH en las elecciones de 1999 por un pueblo de Vizcaya y miembro del comando que perpetró el atentado de la T-4 de Barajas mientras que Rodríguez fue jefe del comando Imanol.