Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exterrorista 'Txelis': "Dios es testigo de que estoy profundamente arrepentido"

José Luis Álvarez Santacristina, alias 'Txelis tras su extradición de Francia en 1999.Archivo EFE

José Luis Álvarez Santacristina, alias 'Txelis', ha escrito una extensa carta desde prisión en la que dice sentirse "profundamente arrepentido" por su actividad como militante terrorista y "plenamente consciente de la responsabilidad moral que ello conlleva para con las numerosas víctimas que ha generado ETA a lo largo de su historia".

Advierte de que el perdón "para ser auténtico y reparador" ha de pedirse "sin excusas" de manera sincera y, "sobre todo, desde el sufrimiento de las víctimas".     
 "Expreso hoy y aquí el profundo pesar y dolor que me embarga al ser cada día más consciente de la tragedia que todas, absolutamente todas y cada una de las víctimas de la violencia están, estáis, viviendo", sentencia este ex terrorista en una carta escrita en prisión a la que ha tenido acceso Europa Press.
 Estas reflexiones serán leídas por el catedrático Sabino Ayestarán en el Curso de Verano de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) 'Perdonar para vivir', que se celebra en el Palacio Miramar San Sebastián.
 La misiva está fechada el pasado 24 de junio y en ella explica que "habiendo sido durante años militante de ETA" se muestra "plenamente consciente de la responsabilidad moral que ello conlleva para con las numerosas víctimas que ha generado ETA a lo largo de su historia" y "en particular" durante los años en los que fue "militante". "Dios es testigo que estoy profunda y sinceramente arrepentido de ello", añade al tiempo que matiza que pedir perdón "no es un acto necesariamente religioso, sino genuinamente humano".
 "Trato en la medida de lo humanamente posible compartir de algún modo el dolor generado por las graves secuelas físicas y psicológicas que han de soportar muchas víctimas y sus familiares, así como el sufrimiento perenne que arrastran cientos de familias por la trágica pérdida de su esposo/a, hijo/a, padre, madre, hermano/a, familiar, allegado o amigo/a y tengo siempre presente que es un mal irreparable", relata.
Por ello zanja diciendo que, "en la medida en que siendo en su día miembro de ETA" contribuyó "de un modo u otro a la perpetuación de dicha violencia", pide "públicamente perdón de todo corazón y con toda la hondura de reflexión autocrítica".