Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un exconcejal socialista afirma que la exmujer de Correa cambió la forma de contratar en Majadahonda

Destaca que el PSOE acudió a los tribunales al ver irregularidades en iniciativas del PP como la Oficina de Atención al Ciudadano
Un exconcejal del PSOE en el Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid) ha afirmado este jueves ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga a los 37 acusados por la primera época de actividades de la trama Gürtel (1999-2005) que la forma de contratar en dicho consistorio cambió cuando Carmen Rodríguez Quijano, exmujer del 'cabecilla' de la red corrupta, Francisco Correa, comenzó a trabajar en él como asesora.
Así lo ha manifestado Manuel Fort --que ha comparecido en la vista oral como testigo--, que ha recodado que su grupo municipal denunció a Rodríguez Quijano por la confección de un vídeo denominado "creciendo en calidad de vida" al conocer que ella era administradora de Special Events, empresa del entramado corrupto de la Gürtel que realizó de la producción audiovisual, a la vez que asesoraba al entonces alcalde, Guillermo Ortega.
Según ha explicado el exconcejal, su grupo comenzó a darse cuenta de que recién llegada la exmujer de Correa al Ayuntamiento "proponía mucho y empezó a cambiar la imagen corporativa, las formas de contratación", a su entender, sin justificación y que "provocaba un incremento del gasto". Ha precisado que este vídeo fue denunciado porque tenían indicios de que se había licitado sin seguir la ley de contratos, "se había fraccionado el pago" y adjudicado a la empresa con la que "compatibilizaba" la administración de la misma y su labor en el consistorio.
Asimismo, ha constatado que junto a otro concejal, "alucinaron" cuando comprobaron que las empresas que comenzaron a ser adjudicatarias --propiedad de Correa-- durante la etapa de Ortega como alcalde tenían como administradores y directores a las mismas personas pero en distintos cargos. "Entonces no se sabía nada de esto", ha añadido en referencia a la trama que se está ahora juzgando.
TAMBIÉN DENUNCIARON EN LOS TRIBUNALES LA OAC
Fort ha subrayado que la denuncia del vídeo fue archivado por un juzgado de la localidad majariega porque un concejal de Majadahonda declaró que Rodríguez Quijano había dejado de ser administradora de Special Events antes de entrar a trabajar para Guillermo Ortega y que en la misma se incluían las sospechas del PSOE sobre la adjudicación irregular de la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC).
"En esa época hicimos muchas observaciones sobre ese contrato" porque era un "gasto inútil" que no "tenía ni pies ni cabeza", ha dicho. Al respecto, ha apuntado que el PP "casi nunca" hacía caso a las advertencias que el grupo municipal socialista de Majadahonda hacía sobre llevar a los tribunales este proyecto.
Sobre la OAC, el interventor del Ayuntamiento de Majadahonda, Julio Prinetti, ha subrayado en el juicio que en uno de los informes que redactó expuso que había un gasto excesivo. "Fue una observación", ha dicho, al tiempo que ha concretado que en el año que se adjudicó este proyecto no había liquidez suficiente en el presupuesto.
"Era un gasto considerable" que debido a la situación del Ayuntamiento "era aconsejable no acometer", ha aseverado Prinetti, al tiempo que ha apostillado que los presupuestos de los servicios ya adjudicados no se podían tocar y por tanto había que restringir los no otorgados todavía. Es más, ha señalado que el exconcejal Juan José Moreno --acusado en esta causa--, le ordenó que hiciese un informe donde expresase que la OAC era un "sacrificio presupuestario", aunque es "un poco impropia".
Por último, ha indicado que no compartía la opinión de que el contrato para la adjudicación de la Oficina de Atención al Ciudadano correspondiese a la gestión de servicio público, tal y como se expresaba, porque no había "ninguna explotación de carácter empresarial", ya que se iba a financiar a través de las aportaciones del presupuesto del Ayuntamiento.