Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP pierde su poder territorial mientras que la izquierda gobernará con pactos

El PP ha ganado las elecciones municipales celebradas este domingo en el país por un ajustadísimo resultado sobre el PSOE, al que aventaja en 1,9 puntos al 96 por ciento del escrutinio, pero los socialistas le han ganado en cinco comunidades y el PP se ha hundido además en dos de sus feudos: Madrid y Valencia. Los populares han ganado en nueve de las 13 comunidades que han celebrado elecciones autonómicas, pero sólo tiene facilidades de renovar gobiernos en La Rioja, Murcia, Castilla y León y Madrid, si se atrae a Ciudadanos. El PP, pese a ser la fuerza más votada en las elecciones municipales, ha perdido 2.525.198 millones de votos con respecto a los anteriores comicios de 2011, en los que marcó su récord histórico con 8,5 millones de sufragios.

Con el 98,23 por ciento del voto escrutado, el apoyo recabado por los 'populares' (haciéndose con el 27,01% del total de los sufragios) se situaría en niveles similares a las municipales de 1991 (25,34%).

Desde las elecciones locales de 1995, el PP no había bajado nunca de los 7,3 millones de votos. En los comicios de este domingo, se ha quedado en 5.950.940 sufragios, lo que le ha permitido obtener 22.637 concejales, 3.870 menos que en 2011.
Barcelona representa en buena medida otro de los terremotos políticos de la noche, la fuerza de los partidos emergentes: la nueva candidatura Barcelona en Comú, encabezada por Ada Colau y apadrinada por Podemos, ha sido la primera fuerza en la capital catalana con 11 concejales de los 41 del consistorio, seguida de cerca por CiU con 10 y por otros cinco partidos más.
El PP ha sufrido sendos batacazos en dos de sus graneros de votos municipales: Madrid y Valencia, donde se ha dejado 16 y 27 puntos, respectivamente.
En la capital de España, donde gobierna con mayoría absoluta desde el año 1991, la 'popular' de Esperanza Aguirre supera en sólo un escaño a Manuela Carmena (Ahora Madrid, ligada a Podemos), y esta última podrá gobernar si la apoya el PSOE. La cuarta fuerza es Ciudadanos, que no da la mayoría absoluta ni a una ni a otra candidata.
En Castilla-La Mancha, los de Emiliano García-Page y Podemos suman la mayoría absoluta que hasta ahora tenía la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.
Y en la Comunidad Valenciana, el descalabro del PP se refleja en los 20 puntos que ha perdido en cuatro años y en que puede perder las tres capitales si se alían el PSPV, Compromís y las nuevas formaciones ligadas a Podemos.
En Valencia, el feudo de Rita Barberá hasta ahora, el PP pasa de 20 a 10 concejales, aunque sigue ganando. Compromís triplica su resultado y se coloca como segunda fuerza, seguida por C's, PSOE y Valencia en Comú. Si estos dos últimos partidos suman sus votos a Compromís, alcanzan la mayoría absoluta y pueden arrebatar la alcaldía a la candidata del PP.
En Aragón, la fuerza más votada ha sido el PP de Luisa Fernanda Rudi, pero podría haber un gobierno de izquierdas si se unen PSOE, Podemos, la Chunta Aragonesista e IU. El Gobierno de Cantabria vuelve a estar a expensas de lo que decida el PRC de Miguel Ángel Revilla que ha sacado 12 diputados, uno más que el PP.

En Baleares, el PP también ha ganado pero podría crearse un hipotético gobierno de izquierdas, con el PSOE y Podemos, que suman 23 diputados, pero tendrían que hacerse con el apoyo de otros partidos para reunir los 7 que les faltarían para la mayoría absoluta. Así podrían 'jugar' con MES (6), el PI (4), MPM (3) y GxF+PSIB, que saca uno.
Por su parte, el PSOE ha conseguido repetir como fuerza más votada en Asturias y Javier Fernández tendría en su mano retener el gobierno si llega a un acuerdo con Podemos. Los socialistas también recuperarían Extremadura, donde Guillermo Fernández Vara podría volver a gobernar tras la legislatura que ha liderado el 'popular' José Antonio Monago, si pacta con el partido de Pablo Iglesias.
Por su parte, UPN ha ganado las elecciones forales en Navarra con 15 escaños, lo que supone cuatro menos que los que obtuvo en 2011, y su continuidad en el Gobierno foral queda en el aire, dado que un acuerdo entre al menos cuatro partidos le dejaría fuera del Palacio de Navarra. En concreto, la suma de Geroa Bai (9), EH Bildu (8), Podemos (7) e Izquierda-Ezkerra (2) se traduciría en 26 escaños, la cifra que da mayoría absoluta y que podría suponer un cambio de Gobierno en Navarra.

En Canarias, aunque el partido más votado ha sido el PSOE con la candidatura de Patricia Hernández, en escaños ha ganado Coalición Canaria con 18, que podría pactar para gobernar con los socialistas que han mantenido los 15 que tenían, para seguir en el gobierno.
Podemos no concurría esta noche a las elecciones municipales con su marca pero su grupos próximos pueden gobernar, además de Barcelona y Madrid, Zaragoza. Los socialistas por su parte le arrebatan Sevilla al PP, pero logran pésimos resultados en Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valencia.
El PP probablemente perderá también feudos como Cádiz, Valladolid, Zamora y Oviedo si la izquierda llega a acuerdos. Y, auqnue ha ganado Cuenca al PSOE, ha perdido ciudades como Huelva y A Coruña, plaza donde apenas 104 votos le separan de Marea Atlántica -convergencia de IU y Podemos- si bien la nueva formación podría sumar también los votos de BNG y el PSOE. También ha perdido en Pontevedra, capital en la que fue la fuerza más votada en las últimas elecciones aunque no logró gobernar. Además, aunque mantiene sus concejales en Vitoria, donde sigue siendo la lista más votada, se queda sin representación alguna en Pamplona.
En cuanto a Ciudadanos, la otra gran fuerza emergente en estas municipales, logra el 6,55 por ciento de los votos (1,4 millones de votos), algo alejado de las previsiones de las encuestas.