Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI: “Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción”

El Rey Felipe VI ha dado su primer y esperado discurso de Navidad. El monarca se ha referido a los “tiempos difíciles que estamos viviendo” haciendo una dura crítica contra la corrupción de la que ha dicho que “debemos cortar de raíz y sin contemplaciones”. Sin hacer referencias expresas a casos como Nóos, el Rey ha asegurado que “las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público provocan, con toda razón, indignación y desencanto”. Además, el monarca ha hecho referencia a la situación en Cataluña destacando que “nadie en la España de hoy es adversario de nadie”. Igualmente, ha tratado la abdicación del Rey Juan Carlos y ha agradecido el apoyo de los ciudadanos en la sucesión: “He visto ilusión ante el inicio de una nueva época”.

Felipe VI ha emitido por primera vez su discurso de Navidad. En su esperada alocución, el monarca ha hecho unas reflexiones sobre el presente y el futuro de España.
Así, ha comenzado abordando los principales problemas existentes asegurando que “vivimos tiempos complejos y difíciles para muchos ciudadanos y para España en general”. “La dureza y duración de la crisis, la importancia de algunos de nuestros problemas políticos y las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público provocan, con toda la razón, indignación y desencanto”, ha dicho.
Por ello, ha asegurado que “necesitamos una profunda regeneración en nuestra vida colectiva” para lo cual es necesaria “la lucha contra la corrupción” como “objetivo irrenunciable”. “Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción”, ha insistido.
Aunque ha apuntado que “es cierto que los responsables de esas conductas irregulares están respondiendo de ellas”, ha comentado que “los ciudadanos necesitan estar seguros de que el dinero público se administra para los fines legalmente previstos, que no existen tratos a favor por ocupar una responsabilidad política y que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse o enriquecerse”.
“Los índices de desempleo son inaceptables”
Felipe VI también ha hecho referencia a la situación económica y, especialmente, a los índices de desempleo que “son todavía inaceptables”.
Así, ha asegurado que pese a que “las principales magnitudes macroeconómicas están mejorando”, “nuestra economía no ha sido capaz todavía de resolver de manera definitiva este desequilibrio fundamental”. Por ello, ha insistido en que “la lucha contra el paro debe continuar siendo nuestra gran prioridad”.
En España “nadie es adversario de nadie”
La situación en Cataluña no ha pasado desapercibida en el discurso navideño del Rey. Felipe VI ha asegurado que “es evidente que todos nos necesitamos” por eso,  ha dicho, “me duele y me preocupa que se puedan producir fracturas emocionales, desafectos o rechazos”. “Nadie en es la España de hoy es adversario de nadie”, ha recalcado.
Ante esta realidad, el monarca ha abogado por respetar la Constitución como garantía de “convivencia democrática, ordenada, en paz y libertad” y por “seguir construyendo todos juntos un proyecto que respete nuestra pluralidad y genere ilusión y confianza en el futuro”.
“Ilusión” ante una nueva época
De la misma manera, Felipe VI ha abordado también  la abdicación de Rey Juan Carlos y su sucesión en el trono. “me he sentido querido y apreciado y os lo agradezco de corazón”, ha dicho antes de subrayar que ha visto “ilusión ante el inicio de una nueva época en nuestra historia”.
Por último, el Rey ha lanzado un mensaje de esperanza ante los nuevos retos que se presentan como son la “regeneración de la vida política, la recuperación de la confianza de los ciudadanos en sus instituciones, la garantía del Estado de Bienestar y la preservación de nuestra unidad desde la pluralidad”. “No son tareas sencillas, pero las vamos a superar porque tenemos capacidades y coraje de sobra”, ha matizado antes de asegurar que “ahí estaré siempre a vuestro lado como el primer servidor de los españoles”.