Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez archiva la causa por desobediencia contra el edil de la CUP en Vic Joan Coma

Concluye que la moción soberanista aprobada fue sólo "un acto puramente político"
Un juez de Vic (Barcelona) ha archivado la causa abierta contra el concejal de la CUP en la localidad Joan Coma, investigado por supuesta desobediencia y prevaricación, al considerar que una moción que el Ayuntamiento aprobó de apoyo a la 'desconexión' de Cataluña "no pasa de ser un acto puramente político".
En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, el Juzgado de Instrucción 5 de Vic ha decretado el archivo, después de recibir la causa de la Audiencia Nacional, que lo exculpó de incitación a la sedición al concluir que la expresión de Coma en el pleno de que para hacer una tortilla hay que romper los huevos no puede ser considerado un llamamiento a la sedición.
Al archivar la causa por supuesta sedición, la Audiencia Nacional envió el caso al juzgado de instrucción de Vic para que valorase si podría haber cometido desobediencia y prevaricación, delitos para los que este juzgado sería el competente.
LA MOCIÓN
El 9 de diciembre de 2015, el Ayuntamiento de Vic mostró su apoyo a la proclamación del Parlament, de noviembre del mismo año, de inicio de la 'desconexión' de Cataluña con el resto de España.
Según el juez, Coma votó, junto a otros concejales, a favor de la moción consiguiendo que se aprobara, lo que "no reúne los caracteres que el tipo penal de prevaricación exige para la atribución de dicho delito al investigado".
Recuerda el auto que la moción del pleno del Ayuntamiento la votaron la mayor parte de los ediles y, por tanto, "no sólo con la voluntad unilateral del investigado, pues este último carece de tales atribuciones al ser un mero concejal".
"El propio contenido de la moción del Ayuntamiento de Vic, unido a la finalidad pretendida por la misma (mostrar el apoyo explícito a la resolución del Parlament y el consiguiente rechazo a la decisión del Tribunal Constitucional que la declaró nula) no pasa de ser un acto puramente político", razona el juez.