Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El delegado del Gobierno en Cataluña dice que "es opinable si la capacidad de diálogo" ha sido suficiente

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha asegurado que "es opinable si la capacidad de diálogo" del Ejecutivo "ha sido suficiente para encontrar una salida o no" a la situación en esa comunidad, pero también ha asegurado que la voluntad del Govern de dialogar deja mucho que desear.
En una entrevista de Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, ha dicho que no ve solución "a corto plazo" y requerirá diálogo y acuerdos, lo que implica tiempo y voluntad de las partes, ha indicado.
Al preguntársele si el Gobierno lo está haciendo todo bien, ha respondido que "aquí nadie lo ha hecho todo bien" pero ha defendido que está actuando con responsabilidad para garantizar la legalidad.
En entrevistas de TV3 previa, Millo ha afirmado que el Ejecutivo de la Generalitat no será "interlocutor válido" del Gobierno tras el referéndum, si el Govern no rectifica y acaba haciendo al consulta. "Si no hay rectificación antes del 1 de octubre, al día siguiente lo que habrá seguramente es un cambio de interlocutores", ha añadido.
Sobre el hecho de que el presidente Carles Puigdemont haya dicho que sólo puede inhabilitarle el Parlament, lo ha considerado una actitud irresponsable y ha dicho que las inhabilitaciones dependerán de la actitud de cada cargo: "Los cargos electos que quieren acabar inhabilitados serán inhabilitados".
Ha añadido que no tiene instrucciones específicas para frenar el referéndum, pero que el Estado "se defenderá con mecanismos que están previstos en la ley".
También ha destacado que es el propio Puigdemont quien --en una entrevista de TV3 del domingo-- no quiso detallar cómo se llegará hasta el referéndum, por lo que el Gobierno central tampoco sabe cómo lo quiere hacer la Generalitat.
Para Millo, Puigdemont "no sabe cómo hacerlo o no lo dice para no dar pistas, para que no le pillen", y se ha limitado a decir que la respuesta del Estado será proporcional a medida que el Govern dé pasos.