Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de los hermanos Ruiz-Mateos descarga la responsabilidad en su padre en la estafa con la compra de hoteles

El juicio continuará este viernes con la declaración del resto de acusados
La defensa de los hermanos Ruiz-Mateos ha descargado la responsabilidad en la presunta estafa por la compra de los hoteles Beverly Playa en Paguera (Mallorca) y Beverly Park en Maspalomas (Gran Canaria) en su padre, José María Ruiz-Mateos, fallecido en 2015.
En la sesión del juicio de este jueves, que ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Palma, ha intervenido durante cuatro horas y media y en calidad de investigado, el hijo menor del empresario, Álvaro Ruiz-Mateos, que se encuentra ingresado en prisión por otras causas.
En esta jornada, que ha durado unas cinco horas, se han determinado las cuestiones previas y el procesado ha respondido a las preguntas del Ministerio Fiscal, a las de las acusaciones, a las de los abogados defensores de las entidades con posible responsabilidad civil y a las de su abogado, Juan Manuel Gallardo.
El menor de los Ruiz-Mateos ha basado su intervención en explicar que él "no pintaba nada". "La figura de administrador único era un chiste porque no te enterabas de nada", ha dicho en respuesta a su abogado.
Respecto a la compra-venta de los dos hoteles, ha dicho, ante el interrogatorio del Ministerio Fiscal que esta "fue negociada" por su padre y los vendedores y que él la firmó, una vez negociada, "como avalista a petición de los vendedores".
Por su parte, la Fiscalía, representada por el fiscal Anticorrupción, Juan Carrau, le acusa a él y a sus hermanos de no haber pagado el precio acordado, 11,7 millones de euros, por estos establecimientos hoteleros y pide siete años de cárcel para cada uno.
Durante su intervención, el procesado se ha referido en diferentes ocasiones a que su padre era "el único dueño" de Nueva Rumasa y ha asegurado no conocer "el día a día" ni de Dhul ni de Clesa; compañías en las que figuraba como administrador de derecho y por lo que cobraba como empleado un total de 3.300 euros. Preguntado por la compra de los hoteles, le ha dicho al fiscal: "Habría que preguntarle a mi padre".
En la sesión de este viernes empezarán a responder el resto de imputados. En concreto, están acusados, además de Álvaro, Zoilo, José María, Javier -también en prisión-, Alfonso y Pablo Ruiz-Mateos, además de su padre, que falleció en septiembre de 2015.