Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Batalla en el seno del PSOE

El Gobierno no es el único que presiona a Pedro Sánchez. Desde su propio partido, los barones críticos admiten que no mantienen conversaciones con el secretario general, que no saben lo que quiere ni cuáles son sus intenciones. Ahora bien, esperan que Pedro Sánchez no convoque un Congreso del partido exprés para salir reelegido. Hoy Page y Lambán, reunidos, rechazan elecciones, rechazan a Rajoy y rechazan a los independentistas. Ese es el margen de maniobra que dejan a Sánchez. Afín al secretario general, Iceta pide a los críticos vía libre a Sánchez o que hablen más claro. Pero lo que hoy ha soliviantado más a los críticos es la posibilidad de que Sánchez convoque un congreso exprés en octubre para salir reelegido y reforzar su autoridad. Y en esta batalla Rivera ve más motivos para descartar sumarse a un acuerdo con PSOE y Podemos.