Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los autores de las pintadas en la sede del PP de Barakaldo dicen que "no pedirán perdón"

Los autores de las pintadas en la sede del PP de Barakaldo que aparecieron en la jornada del pasado 31 de diciembre han asegurado que "no pedirán perdón por teñir de verdad la puerta de unos asesinos" y han subrayado que su acto es "un grito de auxilio ante la injusticia" que, a su juicio, se produce con los presos de ETA.
El PP de Barakaldo (Vizcaya) denunció el pasado sábado el ataque sufrido en su sede, en la que desconocidos escribieron con pintura roja la palabra "asesinos" y pegaron en la puerta varios pasquines defendiendo la libertad de los presos de ETA enfermos.
El Movimiento por la Amnistía y contra la Represión, también conocido como ATA, ha dado a conocer este lunes, a través de su página web, un comunicado sin firma que asegura haber recibido vía correo electrónico por parte de los autores de "una acción en apoyo de los presos enfermos", en alusión de los que realizaron las pintadas contra los populares.
"No vamos a pedir perdón por teñir de verdad la puerta de unos asesinos. A los demócratas de toda la vida se les llenará la boca de condena frente a este acto reivindicativo. Sí, esas mismas que condenan a las presas políticas vascas gravemente enfermas a elegir entre la vida y la dignidad", afirma el comunicado.
Según indican los autores de las pintadas, la sociedad debe entender que su acto no es más que "un grito de auxilio frente a la injusticia de asesinar lentamente a los militantes presos gravemente enfermos, militantes que, a su vez, entregaron su vida a la lucha frente a la ocupación de Euskal Herria y el sometimiento de su pueblo a través del capitalismo y el patriarcado".
Asimismo, los autores de las pintadas creen de "vital importancia" reivindicar la amnistía como herramienta para la superación de las "injusticias que imposibilitan la libertad de Euskal Herria y de todos los rehenes en cárceles extranjeras, así como de las militantes que se vieron obligadas a escapar del terrorismo de los Estados español y francés".
"La urgencia del caso de los presos políticos vascos gravemente enfermos requiere la implicación inmediata de todos los sectores posibles de la sociedad", aseguran, para añadir que "es hora de activar al pueblo en la lucha por la libertad de los once presos políticos vascos gravemente enfermos, así como de la amnistía total que libere con dignidad a todas las represaliadas políticas".