Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los antidisturbios llevarán la identificación en la espalda en grandes dimensiones

mossos, antidisturbioscuatro.com

Los agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía lucirán su número de identificación en la espalda y en grandes dimensiones, según fuentes policiales. La identificación será un recuadro de un palmo de ancho y dos de largo adherido al uniforme con velcro.

Estas mismas fuentes han indicado que se trata de un recuadro que se adherirá al uniforme mediante un sistema de velcro y cuyas dimensiones hacen fácilmente visible el número a una distancia considerable. El citado recuadro tiene aproximadamente un palmo de ancho y dos de largo, según imágenes del modelo que usarán los policías.
En la actualidad, los agentes de la Unidad de Intervención Policial lucen sus números de identificación en el pecho, también adherido con un velcro, pero en unas dimensiones difícilmente visibles más allá de la distancia de respeto (1,20 metros).
Según reconoció un ex secretario de Estado de Seguridad, cuando los antidisturbios tienen que llevar a cabo alguna intervención se equipan con los chalecos antitrauma, que son colectivos y, por lo tanto, no era posible que figurase en ellos el número de identificación.
Dificilmente identificables
La prenda de protección tapaba el número del pecho por lo que los agentes eran difícilmente identificables en una manifestación. El nuevo sistema de identificación que se situará en la espalda prevé su incorporación a los chalecos, según las mismas fuentes.
Desde el Ministerio del Interior han manifestado en numerosas ocasiones que se estaba estudiando desde el inicio de la legislatura la manera de mejorar la identificación de los antidisturbios en las grandes concentraciones.
Las dificultades actuales para esa identificación fueron motivo de protesta desde diversos colectivos y formaciones políticas, especialmente desde los disturbios del 25S.
Estas reclamaciones fueron recogidas incluso por el Defensor del Pueblo que en su último informe anual incluía esta recomendación a la Secretaría de Estado de Seguridad. Le instaba a iniciar "los trabajos de modificación normativa necesarios, en lo relativo a aumentar las dimensiones de los números de identificación personal de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, incluidos los que forman parte de las Unidades de Intervención Policial en todas sus prendas".
También la Guardia Civil
Además pedía que se estableciesen "las mismas dimensiones para el Cuerpo de la Guardia Civil (...) al objeto de que se permita su fácil lectura por los ciudadanos desde una distancia prudencial que permita la debida identificación de los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, incluidos los miembros de las Unidades de Intervención Policial en todas sus prendas".
Este sistema de identificación en la espalda ya ha sido en puesto en marcha por los efectivos de la Brigada Móvil (Brimo), los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, quienes lucen un código alfanumérico de identificación visible, también adherido con un velcro.
Estas mismas fuentes han indicado que se trata de un recuadro que se adherirá al uniforme mediante un sistema de velcro y cuyas dimensiones hacen fácilmente visible el número a una distancia considerable. El citado recuadro tiene aproximadamente un palmo de ancho y dos de largo, según imágenes del modelo que usarán los policías.
En la actualidad, los agentes de la Unidad de Intervención Policial lucen sus números de identificación en el pecho, también adherido con un velcro, pero en unas dimensiones difícilmente visibles más allá de la distancia de respeto (1,20 metros).
Además tal y como reconoció el ex secretario de Estado de Seguridad Ignacio Ulloa, cuando los antidisturbios tienen que llevar a cabo alguna intervención se equipan con los chalecos antitrauma, que no son individuales, sino colectivos y por lo tanto no era posible hasta ahora que figurase en ellos el número de identificación de cada agente.
Dificilmente identificables
La prenda de protección tapaba el número del pecho por lo que los agentes eran difícilmente identificables en una manifestación. El nuevo sistema de identificación que se situará en la espalda prevé su incorporación a los chalecos, según las mismas fuentes.
Desde el Ministerio del Interior han manifestado en numerosas ocasiones que se estaba estudiando desde el inicio de la legislatura la manera de mejorar la identificación de los antidisturbios en las grandes concentraciones.
Las dificultades actuales para esa identificación fueron motivo de protesta desde diversos colectivos y formaciones políticas, especialmente desde los disturbios del 25S.
Estas reclamaciones fueron recogidas incluso por el Defensor del Pueblo que en su último informe anual incluía esta recomendación a la Secretaría de Estado de Seguridad. Le instaba a iniciar "los trabajos de modificación normativa necesarios, en lo relativo a aumentar las dimensiones de los números de identificación personal de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, incluidos los que forman parte de las Unidades de Intervención Policial en todas sus prendas".
También la Guardia Civil
Además pedía que se estableciesen "las mismas dimensiones para el Cuerpo de la Guardia Civil (...) al objeto de que se permita su fácil lectura por los ciudadanos desde una distancia prudencial que permita la debida identificación de los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, incluidos los miembros de las Unidades de Intervención Policial en todas sus prendas".
Este sistema de identificación en la espalda ya ha sido en puesto en marcha por los efectivos de la Brigada Móvil (Brimo), los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, quienes lucen un código alfanumérico de identificación visible, también adherido con un velcro.