Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez dice que la agresión de Alsasua es parte de una campaña del "miedo" para aislar a la Guardia Civil

Identifica a 12 personas que participaron en la paliza, tres de ellos miembros de Ospa, y pide a Pamplona que se inhiba
La titular del Juzgado Central de Instrucción 3, Carmen Lamela, considera que la agresión que sufrieron dos guardias civiles en Alsasua cuando disfrutaban de un momento de ocio con sus parejas forma parte de una campaña de acoso a los agentes dirigida a aislarles y crear un "clima de miedo" entre los ciudadanos para evitar que entablen vínculos afectivos a de amistad con ellos.
La magistrada, que ha solicitado al Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona que se inhiba a su favor de las actuaciones abiertas tras la agresión, precisa que los hechos corresponden a delitos de terrorismo ya que están dirigidos a "atemorizar" a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado para que abandonen el País Vasco y Navarra.
Lamela cita los informes policiales recibidos y en los que se identifica a 12 de los agresores y precisa que su actitud pudo ir dirigida a intranquilizar a los propios agentes implicados en la pelea pero también a sus compañeros de profesión, sus familias y cualquier otra persona que pudiera apoyarles en Alsasua.
Les vincula con el colectivo Movimiento Ospa y la campaña Alde Hemendiki (Que se vayan en castellano) y precisa que tres de sus promotores parciparon en el enfrentamiento en el bar Koxka, sucedido en la madrugada del 15 de octubre.
El objetivo --dice la juez-- fue, por tanto "despertar la inquietud y el desasosiego" y perturbar el pacífico y normal desarrollo de la libertad en actividades tan cotidianas como tomarse algo en un bar.
Asegura también que entre los planes del colectivo a través de la citada campaña está influir de forma negativa en la calidad de vida de los agentes y hacerles sentir objetivo continuo de grupúsculos violentos. También "condicionar su vida diaria" y provocarles temor cuando van a comprar, disfrutan de su tiempo libre o apuntan a sus hijos a actividades.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)