Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis meses de cárcel para un recluso por agredir a un funcionario que le requisó un CD de Camarón

El Juzgado de lo Penal número 1 ha condenado a una pena de seis meses de prisión a V.V.M, interno en el Centro Penitenciario de Valladolid, por un delito de atentado sobre un funcionario durante un incidente registrado en marzo de 2016 en dicho penal tras requisar este último al recluso un CD de Camarón de la Isla.
Si bien el Ministerio Fiscal solicitaba para el reo una pena de un año de prisión por delito de atentado a agente de la autoridad, previsto y penado en el artículo 550.1 y 2 del Código Penal, la condena fue rebajada finalmente a seis meses gracias al acuerdo alcanzado entre las partes y que evitó la celebración del juicio correspondiente, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
Los hechos se produjeron sobre las 12.05 horas del pasado día 12 de marzo del pasado año cuando el ahora condenado ingresó en el Centro Penitenciario de Valladolid y uno de los funcionarios, en el momento del cacheo previo, le requisó un CD de Camarón, una radio CD y dos altavoces.
"¡ME QUITAN LAS COSAS POR LA CARA!"
La reacción del preso no se hizo esperar: "¡Me quitan las cosas por la cara, me cago en mi raza, esto es mío, siempre pasa igual en esta puta cárcel!", gritó V.V.M. para mostrar su disconformidad con la actuación del funcionario, quien trató entonces de tranquilizarle tras precisar que nadie le había quitado nada y que tales efectos únicamente quedaban retenidos, en prueba de lo cual le entregó un resguardo.
Lejos de aplacar los ánimos del seguidor de Camarón, éste continuó mostrando sus discrepancias de palabra antes de acometer al funcionario. "¡Recogeré cuando yo quiera y no cuando me lo mandé gentuza como tú!", es la frase que el ahora condenado dirigió al trabajador del penal antes de abalanzarse sobre él.
El incidente no fue a mayores debido a que el funcionario logró esquivar la acometida del preso y logró reducirlo, no sin antes emplear la fuerza física necesaria. Ambos acabaron finalmente cayendo al suelo.