Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El agresor del portal en Alicante asegura que fue un “arrebato de celos”

El hombre detenido tras haber sido grabado por una cámara agrediendo a su pareja en un portal de la localidad alicantina de San Juan ha asegurado en el juicio que fue un "arrebato de celos" porque la vio con otro chico. Además, ha pedido perdón a las mujeres que se han identificado con el video pero ha insistido en que no sabía lo que hacía y que cometió "una locura".

El acusado, de 22 años, se ha expresado en estos términos al final del juicio, que se ha celebrado este viernes en el juzgado de lo Penal número 6 de Alicante, durante su derecho a usar la última palabra ya que se ha negado en la vista a contestar a las preguntas de las partes.
Según ha dicho, "nunca" ha tocado a una mujer y ha afirmado que tampoco ha amenazado a la víctima ni existe "ese miedo" que quieren hacer creer los medios de comunicación, a quienes antes de entrar al juicio ha proclamado que se arrepentía "mucho".
Tampoco la víctima ha querido declarar en la vista ni ha presentado denuncia contra el acusado, que ha reconocido que es su pareja actual, y que se enfrenta a dos años y tres meses de cárcel después de que el ministerio fiscal haya elevado la petición de nueve meses de prisión que pedía para él inicialmente por las lesiones sufridas por la mujer, dado que ha necesitado tratamiento médico más de 15 días para curarse. Además, ha solicitado que durante tres años no se pueda acercar a 500 metros de la víctima.
Los hechos ocurrieron el pasado domingo 20 de noviembre cuando el hombre, de nacionalidad ucraniana, propinó una brutal paliza a su compañera sentimental en el portal de su domicilio de la localidad de San Juan de Alicante. La agresión fue grabada por un circuito cerrado de televisión que se había instalado recientemente en la comunidad de vecinos.