Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grupos no se oponen a adelantar una hora el Pleno del Congreso pero exigen prudencia para dar más pasos

Los grupos parlamentarios no ven inconveniente en la propuesta de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, de adelantar una hora el Pleno de la Cámara para tratar de racionalizar los horarios, si bien exigen prudencia a la hora de dar más pasos porque, avisan, de que hay que combinar varios intereses.
Pastor ha anunciado este jueves que convocará el Pleno del próximo martes a las 15.00 horas, y no a las 16.00 horas como venía siendo habiutal, y que su idea es poder adelantar el horario aún más en las sesiones plenarias sucesivas para que la conciliación de la vida profesional y personal sea una realidad también en el Congreso.
Aunque se trata de una competencia que corresponde a la Presidencia del Congreso, Pastor quiere que los cambios en el reloj parlamentario cuenten con el mayor consenso posible y de ahí que tenga previsto seguir hablando con los portavoces de los distintos grupos para encontrar una solución que satisfaga a todos.
EL HORARIO NO PUEDE SER UN "OBSTÁCULO"
Desde el PP, el secretario general del grupo, José Antonio Bermúdez de Castro, considera "razonable" la medida de Pastor de adelantar por primera vez el inicio de las sesiones plenarias de los martes porque "todos" han de estar sometidos a un principio "positivo", que es "caminar hacia la conciliación de los horarios profesionales y familiares".
Sobre la posibilidad de adelantar aún más el horario el inicio del Pleno, el 'popular' ha recordado que ésa es una cuestión que corresponde a la Mesa del Congreso, pero ha recalcado que el horario no debe ser un "obstáculo" para impedir que cada semana las iniciativas se puedan debatir, enmiendas o aprobar y "conciliar todo ello con un horario razonable que pueda ser beneficioso para todos".
Con agrado también ha acogido el portavoz de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, la iniciativa de Pastor, pero ha avisado de que hay que buscar una fórmula para encajar el "tetris" que supone todo el trabajo parlamentario que se desarrolla en el Congreso, esto es, los plenos, las comisiones y las reuniones de los grupos.
NO A LIMITAR LAS INTERVENCIONES
En todo caso, ha confirmado que su grupo está de acuerdo con adelantar el Pleno de los martes, a priori, una hora y, por ende, empezar antes las reuniones de la Mesa y de la Junta de Portavoces, pero no de limitar los tiempos de intervención de los diferentes grupos porque esa medida podría perjudicar el debate y al Grupo Mixto.
Ésta fue una de las diversas posibles soluciones que se pusieron encima de la mesa en las reuniones informales que el pasado diciembre la presidenta del Congreso tuvo con los diferentes portavoces parlamentarios.
De su lado, el portavoz de Esquerra Republicana en la Cámara Baja, Joan Tardà, ha subrayado que su partido apoyará todo aquello que ayude a hacer "más funcional y diligente" el trabajo en el Congreso, pero, eso sí, siempre que se haga un planteamiento "razonable".
En la misma línea, su homólogo del PNV, Aitor Esteban, también ha dejado claro que su partido no va a poner "inconveniente" a esa medida. Ahora bien, ha expresado su deseo de que, por ejemplo, se pusiera el mismo celo para que las respuestas del Gobierno a los diferentes interrogantes de los grupos llegaran en el plazo previsto.
"Hay medidas para acometer desde la Presidencia (del Congreso) para el buen funcionamiento de esta Cámara", ha concluido.