Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran documentos que demuestran que Lubitz estaba bajo tratamiento médico

Los agentes de Policía que investigan al copiloto de Germanwings, Andreas Lubitz, han encontrado, en el registro de su apartamento en Dusseldorf, documentos que muestran que estaba recibiendo tratamiento médico y que éste ocultó a su empresa su enfermedad. Los investigadores han registrado el domicilio del copiloto y el de su familia, después del giro que ha dado la investigación de la tragedia del Airbus A320. El análisis de la caja negra, según ha explicado el fiscal de Marsella, reveló que el copiloto se quedó solo en la cabina, se encerró en ella y enfiló el avión hacia las montañas.

La fiscalía alemana ha informado de que estos documentos encontrados demuestran que Lubitz ocultó a su empresa que estaba de baja médica. Asimismo, han precisado que se tardará unos días en analizar los documentos hallados en la vivienda.
Según informa The Times, el copiloto tenía un "historial" de "depresión" provocada por "una crisis existencial" cuando decidió hacer colisionar el avión con otras 149 personas a bordo en los Alpes franceses.

Además, ha informado de que Lubitz fue "suspendido" en la escuela de vuelo de Lufthansa "durante varios meses" antes de que le permitieran volver a entrenarse y ser evaluado como piloto".
Giro radical de la investigación
La investigación de la tragedia del avión de Germanwings ha dado un giro radical que ha conmocionado a toda Europa. Según el análisis de la primera caja negra, el copiloto esperó a que el comandante saliese de la cabina posiblemente para ir al baño, aprovechó para encerrarse y enfiló el avión hacia las montañas. Esa es la versión de la fiscalía gala tras examinar la primera caja negra del Airbus siniestrado.
Las autoridades han ordenado recabar toda la información posible en el domicilio familiar y en el suyo propio del copiloto, de Andreas Lubitz. Los agentes judiciales concluían anoche un registro de varias horas en las dos viviendas. Después de varias horas, los agentes han salido con tres enormes bolsas repletas, un ordenador y varias cajas.
Decenas de policías y periodistas se apostaban junto al domicilio familiar de Andreas Lubitz, el copiloto del Airbus 320 de Germanwings, que presuntamente estrelló el aparato voluntariamente en los Alpes franceses.
Interrogados los padres del copiloto
La Fiscalía ya ha dicho que el análisis de las pruebas personales llevarán algún tiempo y que informará a los familiares de las víctimas y a la opinión pública de cualquier novedad.
Los padres de Andreas Lubitz han sido interrogados por la Gendarmería francesa y el  ministro del Interior alemán,  ha afirmado que, según las investigaciones realizadas por las fuerzas de seguridad germanas, no hay indicios de trasfondo terrorista en el perfil de Lubitz.