Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de Millet defiende que hizo cosas "extraordinariamente buenas" en el Palau

Admite que tuvo la "desvergüenza" de quedarse con fondos al creer merecerlo por su gestión
El abogado de Fèlix Millet, Abraham Castro, ha defendido que el expresidente del Palau de la Música hizo cosas muy malas en la institución pero también "extraordinariamente buenas" en una institución que ha asegurado que se encontró en un estado ruinoso cuando llegó.
"El Palau se caía a cachos literalmente. Era una ruina absoluta, esto es lo que se encuentra cuando llega", ha considerado el letrado en la exposición de su informe final en la sesión de este martes del juicio del caso Palau.
El abogado ha argumentado que, por su buena gestión, Millet creyó que merecían --él y su mano derecha, Jordi Montull-- cobrar 'bonus' de las arcas de la institución sin someterlo a los órganos del Palau: "Aquí vino su gran error. Bien por pudor, por vergüenza o por desvergüenza decidieron cogerlo sin más".
Castro ha destacado que Millet consiguió más de 40 millones de euros de patrocinios para el Palau e hizo una inmensa obra de restauración del edificio: "La propia Carulla --actual presidenta de la institución-- decía que todo era maravilloso en lo económico y lo cultural".
"Yo no conozco ningún expoliador que después de marchar dejara mucho más de lo que se llevó", ha dicho el letrado, para defender que el desvío de fondos del Palau a las cuentas personales de Millet --que ha reconocido-- no puede calificarse de expolio.
EL "INJUSTO" TRATO DEL FISCAL
El abogado de Millet ha dicho que se han sentido "injustamente tratados" por parte del fiscal del caso, Emilio Sánchez Ulled, al considerar que no les trató igual que a otros encausados en el juicio.
"Hay una mano firme con Millet, pero nos tiembla un poco la mano con otras personas", ha dicho Castro, en una alusión implícita al trato del fiscal hacia Montull y a la hija de éste y exdirectora financiera del Palau, Gemma Montull.
Castro ha esgrimido estos argumentos en la primera parte de su informe que ha dedicado al expolio del Palau, y ha dejado para la segunda parte de su exposición todo lo relacionado con el supuesto cobro de comisiones de CDC a través del Palau.