Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero, a favor de debatir las tareas del TC, dice que no sancionar las consultas le ayudó a frenar el plan Ibarretxe

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero se ha mostrado partidario de hacer una "reflexión" sobre las competencias del Tribunal Constitucional (TC) --ahora que su partido quiere recortar su capacidad sancionadora--. En ese contexto, ha recordado que cuando él gobernaba derogó una ley de José María Aznar que permitía sancionar la convocatoria de referendos y que eso no impidió poner freno al llamado 'plan Ibarretxe', sino que "ayudó políticamente".
Zapatero se ha expresado así, en declaraciones a la Cadena Cope, recogidas por Europa Press, cuando se le ha preguntado por la intención de su partido de apoyar una proposición de ley del PNV para revertir la llamada 'reforma exprés' del TC y que éste no pueda suspender a las autoridades que ignoren sus decisiones como mecanismo parar hacerlas cumplir, sólo imponer multas.
El expresidente del Gobierno no ha querido pronunciarse de antemano sobre lo que vaya a hacer el PSOE, antes de escuchar el debate parlamentario de esta martes, pero sí cree necesaria una "reflexión" sobre el hecho de que el TC "es un tribunal que por su especial naturaleza debe ser preservado en su última autoridad y legitimidad".
"El cumplimiento de las resoluciones de todos los tribunales compete a todos los tribunales y, sin prejuzgar el fondo, creo que sí tendríamos que hacer el debate", ha añadido. Eso sí, ha dejado claro que el PSOE "defiende a ultranza el respeto absoluto de la ley" y que no respetarla "no conduce a ninguna parte".
A su modo de ver, "el desafío soberanista de algunos partidos exige hacer respetar la ley y también seguramente exige política, que suele conjugarse con el verbo dialogar".
Zapatero, que ha señalado que todo el mundo reconoce que su gobierno fue capaz de "frenar en seco" el plan Ibarretxe --"y se olvidó completamente lo que era un reto", ha dicho--, ha argumentado que en esa tarea fue positiva su decisión de derogar una ley, que había aprobado el 'popular' José María Aznar, que permitía castigar la convocatoria de un referéndum con una pena de cárcel.
"Creo sinceramente que políticamente fue útil para frenar políticamente, y jurídicamente si hubiera sido necesario, el plan Ibarretxe".