Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad los dos presuntos yihadistas que seguían "órdenes del Estado Islámico"

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dejado en libertad a los dos presuntos yihadistas detenidos el pasado martes en Cornellà del Llobregat (Barcelona), a los que el Ministerio del Interior acusó de seguir "instrucciones directas" del Estado Islámico o Daesh, (según sus siglas en árabe), informaron fuentes jurídicas.

El magistrado, que les ha interrogado este jueves, se ha limitado a imputarles un delito de enaltecimiento del terrorismo por llevar a cabo actividades de adoctrinamiento y difundir propaganda de la organización terrorista a través de sus perfiles de Facebook y el sistema de mensajería 'Whatsapp'.
De acuerdo con la petición de la fiscal Dolores Delgado, Andreu también les ha impuesto como medidas cautelares la obligación de efectuar comparecencias en el juzgado más próximo a su domicilio --una y dos por semana, respectivamente--, y la prohibición de salir del territorio nacional.
Según informaron a Europa Press fuentes de la investigación, los arrestados eran supuestamente los responsables de una célula que se reunía en un oratorio situado en la zona industrial del norte de la ciudad aprovechando las horas en las que no había rezo.
Interior también les acusó de producir sus propios contenidos radicales, que tenían un objetivo propagandístico mediante la difusión de victorias militares o logros sociales del Daesh y se caracterizaban por ser "extremadamente radicales, de demoledora crudeza".
También en domicilios particulares
El departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz también les atribuyó una "intensa y productiva actividad de radicalización y captación" de terroristas, en reuniones privadas, a puerta cerrada y previa adopción de importantes medidas de seguridad, bien en una mezquita fuera de las horas de rezos o en domicilios particulares.
Esta operación policial dio comienzo en septiembre de 2014 y ha sido llevada a cabo por esta Comisaría General de Información en estrecha colaboración con la Brigada Provincial de Información de Barcelona, que se ha centrado en la actividad investigadora en la monitorización de una "célula".