Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vuelven las agresiones a policías españoles en la frontera con Marruecos

El sindicato CEP denuncia que han tenido que usar sus armas para disparar al aire

La Confederación Española de Policía (CEP) ha denunciado las condiciones en las que trabajan los funcionarios el Cuerpo Nacional de Policía en la frontera de Melilla con Marruecos, donde, además de no reconocérsele la especialidad y sufrir infinidad de riesgos laborales, hay que sumar agresiones como las sufridas estos días, que les ha obligado a usar sus armas reglamentarias para disparar al aire.
El caso más importante fue el acaecido el pasado jueves, cuando dos coches que supuestamente habían sido robados en Melilla, intentaron evitar el control de la Policía Nacional arrollando a uno de sus agentes, que resultó herido en una de sus manos. En declaraciones a Europa Press, el secretario regional del CEP para Andalucía Oriental y Melilla, Juan Carlos Gil, ha señalado que demandará a las autoridades soluciones a todos estos problemas porque en las actuales condiciones "ningún policía quiere ser destinado a la frontera" de Melilla.
Así ha anunciado que en las entrevistas solicitadas al presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda (PP), y al delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, dará a conocer sendos informes realizados por el Ministerio del Interior y por la propia CEP y que ha tachado como "completos y demoledores".
Aunque no ha querido avanzar los detalles de los mismos hasta que no lo sepan las autoridades, el secretario regional del CEP para Andalucía Oriental y Melilla ha señalado que recogen todos los riesgos laborales que padecen los agentes destinados en los puestos fronterizos, como peligrosidad, penosidad y contaminación ambiental y acústica. "Podemos decir que el cien por cien padece el síndrome del quemado" ha apuntado.
El dirigente sindical policial ha asegurado que la frontera de Ceuta "está mejor" que la de Melilla y en ese sentido ha destacado que tanto en esta ciudad como en Canarias se les reconocen a los agentes la especialidad de fronteras, mientras en Melilla sólo tienen esta catalogación el jefe de fronteras y algunos mandos intermedios, mientras el conjunto de la policía base -el grueso de los funcionarios allí destinados- no cuentan con este reconocimiento.
Por eso ha admitido que si a las dificultades laborales de ejercer la labor policial en los puestos fronterizos se unen los actos violentos de las últimas fechas y la falta de reconocimiento a la categoría laboral, en estos momentos "ningún policía quiere que lo destinen a la frontera".