Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Vicente Herrera defiende Garoña si el CSN avala su seguridad porque España no se puede permitir ninguna frivolidad

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha abogado hoy por la continuidad de la central nuclear de Santa María de Garoña, siempre que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que se reúne este miércoles para estudiar el informe sobre la renovación de la licencia de explotación hasta los 60 años de vida útil, tal y como solicitó su titular, Nuclenor, garantice la absoluta seguridad de su funcionamiento.
Herrera, durante su visita hoy a las plantas de dos grupos industriales de Valencia de Don Juan (León), ha precisado que lo primero de todo es garantizar la seguridad de la instalación, para las personas y el medio ambiente, pues "es lo primero y sin ello no hay más que hablar", si bien ha añadido que a tenor del panorama energético actual y la "falta de planificación habida sobre la minería del carbón autóctono y las centrales térmicas, España no se puede permitir ninguna frivolidad en torno a lo que es la garantía de los suministros necesarios y debería blindar esas necesidades".
Y es que, en opinión del líder castellanoleonés, en declaraciones recogidas por Europa Press, respecto de las necesidades energéticas de las fábricas visitadas en las jornada de hoy "no se juega, y tampoco se juega en materia de empleo", de ahí que, tras reconocer que los políticos no deben caer en la frivolidad de hablar sobre cuestiones tan técnicas como la seguridad nuclear, sí ha apostado por ampliar la licencia de explotación de Garoña si el CSN, con todos los informes correspondientes, entendiera que dicha actividad no entraña riesgo alguno.
En este sentido, ha recordado que del funcionamiento de dichas instalaciones dependen aún cuatrocientos empleos que, en caso de ampliarse la explotación, podrían elevarse a unos 1.500 en el entorno de Miranda de Ebro.