Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios ex mandos de la Policía Local de Palma aceptaban sobres con dinero de empresarios, según una testigo

Una testigo del caso Cursach ha acusado a varios ex mandos de la Policía Local de aceptar sobres con dinero de empresarios, además de acudir a "orgías de sexo, drogas y alcohol".
Se trata de una de las testificales sobre las que el titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, el juez Manuel Penalva, ha levantado el secreto este mismo lunes.
Este testimonio, al que ha tenido acceso Europa Press, implica a los policías Joan Mut, Antoni Vera y Gabriel Torres. La testigo explicó ante el juez que estando con estos tres policías presenció cómo recogían sobres con dinero de empresarios en la calle del Jamón. Según esta versión, las entregas de dinero se produjeron "al menos en cuatro o cinco ocasiones".
Asimismo, en otra ocasión, después de haber cenado gratis en un hotel del empresario Miguel Pascual (Pabisa), éste "entregó un sobre de dinero a Mut y al comisario Estarellas". La testigo no pudo precisar al juez cual era la cantidad exacta, pero calcula que había "como mínimo" 10.000 o 20.000 euros. De hecho, añade que los dos policías entregaron de este sobre a sus acompañantes -la testigo y otra mujer- 1.500 euros a cada una.
En cuanto a Gabriel Torres, entonces jefe de la Patrulla Verde, la testigo afirma que nuevamente vio cómo el empresario Pascual entregó a Torres y a Mut un sobre con dinero, en el que pudo apreciar con claridad billetes de 500 euros. En una de estas ocasiones, uno de los policías dijo en referencia al empresario: "Ahora vendrá el primaveras a entregarnos la pasta".
FIESTAS CON DROGA Y SEXO EN TITO'S
La testigo también ha informado de que en la zona VIP de Tito's,
-propiedad del Grupo Cursach- había una gran afluencia de policías locales que de forma gratuita disfrutaban de cocaína, bebidas y sexo, todo ello a través de un trabajador de la discoteca -que fue detenido por amenazas a testigos en el marco de esta causa-.
Según este testimonio, los policías seleccionaban a la chica y tenían sexo en un piso de este empleado de Tito's en el Paseo Marítimo, donde también se preparaban fiestas para determinadas personas.
Además, los policías locales no sólo eran invitados en Tito's por este empleado sino que acudían "frecuentemente" a "orgías de sexo, drogas y alcohol" en una finca en Santanyí propiedad del empresario Miguel Pascual.
La testigo ha relatado que en varias ocasiones tuvo que ir a buscar a las chicas a la finca ya que salían "en un estado lamentable" porque "incluso les pegaban".
"TE VOY A HACER LA VIDA IMPOSIBLE SI NO TE VIENES CONMIGO"
Así, la mujer ha reconocido, por su asistencia a estas fiestas, a varios policías investigados en la causa. Algunos incluso ejercían como porteros en la discoteca, transportaban la droga de las fiestas o presionaban a las chicas que no accedían a las pretensiones del empleado de Tito's.
De hecho, los policías "enseñaban la placa" y les decían a las chicas que les iban a "hacer la vida imposible" si no se iban con ellos, entre otras amenazas. También describe a algunos agentes como "unos fantasmas" y recuerda que en una ocasión les vio sacar la pistola. Algunos estaban "en nómina de Cursach".
En cuanto a la droga, dice de un agente que "siempre iba muy puesto de coca" y "pegaba a las mujeres porque era muy violento" o de otro que "le gustaba humillar a las mujeres" y consumía cocaína hasta desfallecer.
"ESTO ME LO VAS A PAGAR, PUTA"
Finalmente, sobre el jefe Mut, en una ocasión la declarante lo rechazó y "reaccionó de manera violenta", golpeándola y tirándola sobre la cama, ante lo que la mujer salió corriendo. Relata que Mut le gritó: "Te haré la vida imposible, no te voy a dejar vivir, esto me lo vas a pagar, puta".
En esta línea, la testigo ha calificado al policía como "la persona más violenta que ha conocido en el mundo de la noche y en la prostitución" y como un hombre "de los que da miedo".
Por otro lado, la testigo también ha indicado que la segunda vez que acompañó a Mut éste le regaló un bolso de Loewe y una camisa por valor de 4.500 euros con el objetivo de agasajarla y que accediera a sus pretensiones.