Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La laicidad marca los actos oficiales del Nou d´Octubre

Nuevo alcalde, nuevos hábitos. Es la marcha de la ciudad y no el himno español el que suena al inicio del acto. Y se suprime la presencia religiosa de la Real Señera en la catedral. Cambios que han provocado algunos insultos a Joan Ribó por parte de grupos de ultraderecha en los primeros pasos de la comitiva. Momentos tensos que no han ido a más.La fiesta había empezado horas antes, con la entrega de las distinciones de la Generalitat: la más emotiva, la que han recibido las Víctimas del Metro 3 de julio. Y un Ximo Puig conciliador reivindicando un modelo de financiación autonómica más justo. Un 9 de octubre en el que después de muchos años, no estaban, por cierto, ni Camps ni Rita.