Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El expresidente de Banco de Valencia, Antonio Tirado, declara mañana por la concesión de créditos dudosos a Grand Corald

También están citados a declarar otros seis exdirectivos y exconsejeros de Bancaja
El expresidednte del Banco de Valencia, Antonio Tirado, declara este martes en calidad de investigado ante la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, junto a otros seis exdirectivos y exconsejeros de Bancaja, por la concesión de créditos dudosos a la sociedad Grand Corald. La declaración de Tirado estaba prevista para este lunes, pero finalmente se ha aplazado hasta mañana.
Estas declaraciones se hace dentro de la ronda de interrogatorios que Lamela ha comenzado este lunes, y que previsiblemente se alargará hasta el jueves, a 22 exconsejeros y directivos de Bancaja. En la primera sesión han declarado Josefa Martín, José María Catalunya, Eduardo Montesinos y Vicente Montesinos.
Además de Tirado, este martes están citados Ángel Álvarez, Manuel Escámez, Rafael Ferrando, Francisco Gregori, Ana Llanos Hercé y Ana Hercé. El miércoles, día 14, está previsto que acudan a la Audiencia Nacional María Teresa Montañana, Ernesto Pascual, Remigio Pellicer, María del Rocío Páramo, Juan Antonio Pérez y Matilde Soler.
La última jornada prevista de declaraciones es la del 15, cuando declararán Ana María Torres, Isaïes Fayos, Héctor Ferrás, Carmen Hernández y Francisco Villena.
Estas 22 personas fueron imputados a finales del pasado mes de junio al existir, a juicio de la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, indicios de que actuaron como cooperadores necesarios en delitos de apropiación indebida y administración desleal.
Se les investiga porque votaron favorablemente los acuerdos relativos a Grand Coral que afectan a tres operaciones inmobiliarias en Baja California y la Riviera Maya --Emerald, Zacatón-Piedras Bolas y Vinoramas-- y la refinanciación de la deuda del grupo.
CRÉDITOS DUDOSOS
Según un informe pericial remitido al Juzgado hace un año, Bancaja concedió durante la presidencia de José Luis Olivas al menos dos créditos a la sociedad que debieron ser considerados "dudosos por razones de morosidad" desde 2010, ya que la refinanciación aprobada por la entidad "no cumplía con las normas" del Banco de España.
Dos expertos independientes del Banco de España que analizaron la fusión y salida a Bolsa de Bankia señalaron también irregularidades en un préstamo sindicado de 520 millones de euros que la entidad presidida por Olivas aprobó el 29 de enero de 2010 para llevar a cabo "la refinanciación y reagrupación de la deuda viva" de dos sociedades del Grupo Grand Coral: Playa Paraiso Maya y Proyectos y Desarrollos Hispanomexicanos.
El análisis pericial señalaba que Bancaja concedió estos créditos por "la incapacidad de las sociedades del Grupo Grand Coral de hacer frente a los vencimientos de las financiaciones".
SOCIEDADES DOMICILIADAS EN HOLANDA
La estructura del grupo, que desarrolló la construcción de hoteles y viviendas de lujo en el Caribe mexicano, se articuló en un doble nivel con sociedades domiciliadas en Holanda que no realizaron "ningún tipo de actividad inmobiliaria" y una serie de filiales mexicanas que se encargaron de las actividades de promoción.
La refinanciación implicaba, según el estudio de auditoría, "dar solución a las insuficiencias de liquidez de todo el Grupo Grand Coral y renovar los vencimientos de deuda viva en 2009, concediendo un plazo de carencia de 24 meses y posteriormente amortizaciones anuales (cuota que fue impagada en la primera amortización)".
El destino de la refinanciación se destinó a cancelar la financiación viva concedida por Bancaja y el Banco de Valencia y atender el servicio de la deuda. "La deuda viva en Proyectos y Desarrollos Hispanomexicanos, a la fecha de formalización del préstamos sindicado (reestructuración y refinanciación) consistía en un préstamo concedido por Bancaja por importe de 14,51 millones de dólares y que estaba impagado en 10,71 millones", señala el informe.