Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urrusolo Sistiaga afirma que son los presos "los que especialmente necesitan que ETA desaparezca"

Recuerda que querer continuar como "militantes" o estar "orgullosos" de pertenecer a ETA dificulta acceder a beneficios penitenciarios
El expreso disidente de ETA Joseba Urrusolo Sistiaga ha afirmado que son los presos de ETA son "los que especialmente necesitan" que la banda "desaparezca", y que lo haga "haciendo una reflexión crítica sobre todas las vulneraciones de los Derechos Humanos sin esperar a que otros lo hagan".
En un artículo de opinión publicado en Deia recogido por Europa Press, Urrusolo Sistiaga --que se encuentra en libertad desde hace casi un año-- saluda que el colectivo de presos EPPK se abra a asumir las vías legales y acogerse a los beneficios penitenciarios, aunque critica algunas de las condiciones.
En el escrito, el exrecluso de ETA cree que "ya era hora" de que la Dirección del Colectivo de presos "reconociera también a los presos el derecho a decidir por sí mismos" y dé por bueno que sea el propio preso a nivel personal quien decida "si solicita el cambio de grado, las salidas de permiso y hasta los destinos, o sea trabajar en la cárcel".
No obstante, critica que esto se haga "envolviéndolo en un discurso farragoso entre lo colectivo y lo personalizado, y se argumente que si hasta ahora no se aceptaba se debía a la utilización que podía hacer la administración penitenciaria, para no ser chantajeados, que no hubiera diferencias". "Excusas, la verdad es que es ahora cuando la situación jurídica y las diferencias son mayores y mucho peores para los presos", añade.
En este sentido, censura que en el pasado se considerase "indigno" que un preso trabajara al formar parte de la mentalidad que "se imponía solo a los presos y que aún rezuma en el último escrito".
"Decir que si hubo un claro vencedor en el momento en que ETA dejó la lucha armada, ese vencedor fue el Colectivo de Presos, que llegó íntegro y con la cabeza alta al final de la campaña armada, es una fantasía. Seguir diciendo que entraron en prisión como militantes y como tales quieren salir, cuando se trata de militantes de ETA, supone, además de una fantasía, cerrarse las posibilidades de beneficios penitenciarios", considera.
BENEFICIOS PENITENCIARIOS
A su juicio, llegados a este punto hace falta "menos fantasía y hablar claro", ya que "para obtener beneficios penitenciarios se valora la actitud personal de cada preso".
"Si como Colectivo se va diciendo que quieren salir como los militantes que eran, que están orgullosos de su militancia en ETA y expresamente se empeñan en decir que no se van a cuestionar nada del pasado, más difícil se están poniendo la ya de por sí complicada situación", añade.
De todas formas, Urrusulo Sistiaga cree que lo más importante de ese escrito es que "asumen por fin que ya no tiene sentido mantener el papel de ETA como responsable de sus presos y que estos se ponen en manos del pueblo".
"Al margen de la retórica y a pesar de tanto acólito que viene repitiendo que ETA no puede disolverse mientras tenga a sus presos en la cárcel, eso es lo fundamental de la última propuesta del EPPK. Ya que si no se va a ocupar ni de sus presos, ¿por qué alarga su agonía? Son los presos los que especialmente necesitan que ETA desaparezca", subraya.
En este línea, insta a que desaparezca "haciendo una reflexión crítica sobre todas las vulneraciones de los Derechos Humanos sin esperar a que otros lo hagan".
"Porque se lo debemos a nuestra sociedad, porque es imprescindible para avanzar políticamente, porque va a ayudar a cerrar heridas y facilitar la convivencia entre las personas que más han sufrido las consecuencias de la violencia y porque es la única manera de ayudar a los presos que quieran situarse en esos parámetros. Generando otro clima social y político que posibilite una aplicación más positiva de la legislación penitenciaria", finaliza.