Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu recibe unas 60 cartas de presos de ETA en las que le piden que haga "lo necesario" para acabar con la dispersión

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha recibido unas 60 cartas de presos de ETA en las que le reclaman que haga "lo necesario" para acabar con la dispersión de los reclusos, según han informado a Europa Press fuentes del Gobierno vasco.
Estas misivas también han sido remitidas a la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, Uxue Barkos, y al presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, que ya ha respondido a los 90 presos que se han dirigido a él. Ortuzar ha expresado "el compromiso" de los jeltzales con el fin de la dispersión y les pide "autocrítica".
Por su parte, el lehendakari todavía no ha decidido qué postura adoptará ante la carta de los reclusos, que se hizo pública en medios de comunicación antes de ser enviada a sus remitentes. En todo caso, es público el compromiso de Iñigo Urkullu para que se proceda al acercamiento de los presos de la banda a cárceles que no superen los 250 kilómetros de distancia de Euskadi.
Esta medida, que se materializaría de acuerdo con la legalidad vigente, consta en un plan elaborado por su Ejecutivo que transmitió al Gobierno central. Además, en las reuniones que Urkullu ha mantenido con Mariano Rajoy siempre le ha comunicado, entre otras cuestiones, la necesidad de flexibilizar la política penitenciaria.
LA MISIVA DE LOS PRESOS
Los presos del EPPK --colectivo de presos de ETA-- comenzaron a finales del pasado mes de mayo a enviar cartas, de manera individualizada, a Urkullu, a Barkos y a Ortuzar, en las que les pedían que, "en la medida de su responsabilidad", hagan "lo necesario" para que termine su "situación de sufrimiento".
En cada misiva --la misma, pero con los datos personales de cada recluso que la remite--, los presos cuentan en qué cárcel están "deportados", los kilómetros que recorren sus familias para verles y el coste que ello supone.
Además, señalan que la "política de deportación y dispersión que dura casi tres décadas, fue puesta en marcha por el Gobierno del PSOE de entonces, con el apoyo total y la asesoría precisa del PNV".
También destacan que, "hoy en día, el Gobierno del PP aún se niega a traer a los presos vascos a Euskal Herria, y no quiere dar por finalizada esa política asesina que castiga a familiares y amigos (más de 400 accidentes, 16 familiares y amigos muertos y decenas de heridos, miles de menores obligados a andar de aquí para allá en la carretera, 20 presos muertos en las cárceles...)".
Por ello, se dirigen a Iñigo Urkullu, a Uxue Barkos y al PNV para pedirles que, "en la medida de su responsabilidad, le pido que haga lo necesario para que termine esta situación de sufrimiento".