Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD despedirá a 40 de sus 53 trabajadores

Rosa DíezEFE

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha comunicado a sus empleados un Expediente de Regulación de Empleo que prevé el despido de 40 de sus 53 trabajadores, la reducción del sueldo un 20 por ciento para los restantes y el cierre de todas sus sedes fuera de Madrid.

Tras los malos resultados obtenidos en las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo, UPyD anunció un reajuste de sus gastos que afectaría a todos los ámbitos del partido con el objetivo de "garantizar su supervivencia" hasta las próximas elecciones generales.
En el escrito remitido este jueves a sus trabajadores se les informa de que, "con fundamento en las causas económicas", se rescindirá el contrato de 40 de sus 53 empleados, a los que se indemnizará con 20 días por año trabajado acogiéndose a la última reforma laboral.
Los 13 trabajadores restantes que continúen en el partido serán sometidos a una reducción salarial del 20 por ciento durante los próximos doce meses, prorrogable un año más, con un tope de 32.000 euros brutos anuales.
Actividad política reducida al congreso
UPyD argumenta que los criterios seguidos para adoptar esta decisión han sido los de "experiencia profesional, versatilidad a la hora de afrontar diversas tareas y confianza" de los actuales integrantes del grupo parlamentario de la formación en el Congreso.
Esta medida afecta a todos los ámbitos del partido, que se queda con sólo un trabajador para el ámbito de contabilidad, tesorería y administración de personal, elimina íntegramente el equipo de eventos y producción de vídeos, reduce el grupo de informáticos y el de comunicación y reduce también el grupo de asesores en el Congreso de los Diputados.
Además, UPyD ha decidido cerrar todas sus sedes fuera de Madrid y no apoyar "ningún aspecto de la actividad política" fuera del Congreso de los Diputados, conscientes de que la pérdida de ingresos público motivada por los malos resultados electorales es "irrecuperable a corto plazo" y dada también la caída en las cuotas de los afiliados.