Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPN considera "excluyente" el proyecto de Decreto Foral del uso del euskera en la Administración y pide su retirada

UPN ha pedido al Gobierno de Navarra que retire el proyecto de Decreto Foral del uso del euskera en las administraciones públicas de Navarra, organismos públicos y entidades de derecho público dependientes. "Es una insensatez, una imposición y solo está pensado para que en la Administración únicamente puedan trabajar las personas que saben y hablan euskera, lo que deja fuera a la inmensa mayoría de navarros, por tanto también es excluyente", ha criticado.
Para los regionalistas, "el proyecto de Decreto da el mismo tratamiento al euskera, por la vía de los hechos, en todas la zonas de Navarra, algo que no es así desde el punto de vista legal, ni se ajusta a la realidad sociolingüística de nuestra Comunidad".
UPN ha afirmado en una nota que con la remisión del citado Decreto Foral al Consejo de Navarra el Gobierno "demuestra su empecinamiento en la imposición del euskera". "El Gobierno de Barkos está empeñado en atacar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Administración pública", ha indicado.
Según han explicado los regionalistas, "con este decreto la gran mayoría de ciudadanos navarros no podrán acceder a los concursos oposición ni lograr jefaturas o traslados, aunque estén académicamente mejor preparados o tengan más experiencia profesional, porque el peso que se le concede al euskera es en muchos casos determinante, incluso en zonas como la Ribera o la Zona Media, donde el porcentaje de personas que dominan y usan esta lengua es ínfimo".
UPN considera que "ha quedado demostrado que, en su línea habitual, el Gobierno de Navarra sigue sin escuchar a nadie, y no ha hecho caso ni a las aportaciones, ni a la realidad de Navarra". "Este decreto no se ha querido ni negociar, ni dialogar, solo imponer", han sostenido.
Los regionalistas han anunciado que presentarán iniciativas parlamentarias para tratar de rechazar este decreto y no descarta recurrirlo cuando su aprobación sea definitiva.