Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UPF exige a Moix explicaciones porque un fiscal jefe debe ser "impoluto": "Es tiempo de mudanza"

Critica que está "permanentemente cuestionado" y cree que sólo su dimisión puede devolver "credibilidad y prestigio" a la institución
La Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha exigido este martes al fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, que ofrezca explicaciones sobre la empresa 'offshore' en Panamá de la que es dueño al 25 por ciento, ya que considera que una persona que ostenta un cargo como el suyo debe ser "impoluta". Por eso, considera que "es tiempo de mudanza".
"Al frente de quien debe combatir cualquier tipo de corrupción no puede estar un fiscal permanentemente cuestionado, siempre en el ojo del huracán y cuya conducta personal dista mucho de ser ejemplarizante", ha resaltado la UPF.
En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la asociación, Álvaro García, ha señalado que Moix "tiene que explicarse" porque la información que publica el diario digital 'Infolibre' sobre la empresa en Panamá es un "asunto lo suficientemente relevante" y "estéticamente feo".
Según la noticia publicada, el fiscal jefe Anticorrupción sería propietario en el citado porcentaje de la empresa Duchesse Financial Overseas, constituida en 1988 y propietaria de un chalet valorado en más de medio millón de euros en el municipio madrileño. Hasta 2012, la vivienda pertenecía a sus padres.
García ha recordado que Moix y los fiscales Anticorrupción se dedican precisamente a investigar cuentas bancarias y sociedades en paraísos fiscales, por lo que ha insistido en que el fiscal jefe debe explicar todo lo referente a la empresa que comparte con sus hermanos.
NO ESPERAR A QUE EL TIEMPO MODERE EL ESCÁNDALO
La UPF ha remarcado en un comunicado su "enorme preocupación" por la imagen que puede dar la Fiscalía Anticorrupción y la Carrera en general "si, como parece, no va a tener ninguna consecuencia la noticia". A su juicio, "es el momento de tomar decisiones sin esperar que escampe durante el mes de agosto o el tiempo o el hartazgo de la opinión publica moderen el escándalo".
"Es momento de tomar decisiones de naturaleza personal, pues permanecer o porfiar en el error es nocivo, el daño que le está haciendo a la institución no puede pasar inadvertido para quien está en el imaginario de todas las sospechas", ha añadido.
Para la UPF, sólo un cambio al frente de la Fiscalía Anticorrupción "resarciría minimamente el daño ya causado, se recobraría parte de la credibilidad y el prestigio" de la institución y se podría "empezar de nuevo el camino del trabajo, la discreción, el servicio al ciudadano y la promoción de la justicia".