Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UGT devolverá el dinero si se cometió alguna irregularidad en el uso de las 'tarjetas black'

La Federación de Servicios de UGT (FeS-UGT) ha avanzado que si el Juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu entendiera que el representante de los trabajadores en la Comisión de Control de la antigua Caja Madrid Rafael Torres cometió alguna ilegalidad en el uso de las 'tarjetas black', devolverá el dinero que el magistrado estime necesario.

Así lo ha manifestado la Federación en un comunicado a raíz de la declaración de Torres ante el juez este jueves, en la que ha admitido que utilizó su 'tarjeta black' de Caja Madrid para financiar la compra de octavillas, carteles y circulares que formaban parte de campañas puestas en marcha por el sindicato.
El secretario general de FeS-UGT, José Miguel Villa, ya señaló el pasado 6 de octubre que la Federación no tomaría medidas contra Torres, ya que todos los gastos que realizó se correspondieron con la actividad sindical.
"Todo lo que hemos visto hasta el momento indica que los gastos que hizo Torres de su tarjeta se corresponden con la actividad sindical", dijo Villa en rueda de prensa.
Además, Villa también precisó entonces que si un magistrado analizaba estos hechos y entendía que lo que hizo el sindicalista no fue legal, la Federación devolvería todo el dinero.
Los tres representantes de UGT
La Federación contó con tres representantes en la comisión de control de Caja Madrid. El primero de ellos ocupó el cargo antes de 2003. En esta ocasión, el representante de UGT abandonó el sindicato cuando supo que tenía que ingresar las dietas en la Federación.
Su sustituto, Félix Manuel Sánchez Acal, aparece en los listados de personas que usaron las 'tarjetas B'. Sin embargo, no se registra actividad, ya que falleció mientras trabajaba en la comisión. A Sánchez Acal le siguió Torres.
Según FeS-UGT, las tarjetas tenían un límite de 1.300 euros al mes en 2005. Cada mes la caja ingresaba el dinero en la cuenta del representante y éste tenía que transferir esa cantidad al sindicato. Otra vía era que la caja ingresara el dinero directamente en la organización sindical.
Villa desvinculó en octubre la actividad de los miembros de FeS en la comisión de control de la que pudieran realizar en su día los representantes de UGT Madrid en los órganos de la caja. "FeS y UGT Madrid son dos organizaciones autónomas con NIF distintos", dijo.