Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Cuentas recalca a Podemos que no puede detectar una contabilidad B como la de Bárcenas

Se compromete a acelerar la fiscalización de las cuentas de los partidos tras presentar este miércoles la de 2012 y 2013
El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha asegurado este miércoles que el órgano fiscalizador no puede detectar la financiación irregular de los partidos políticos y que no pudo percatarse de la contabilidad en 'B' en el PP, desvelada por el caso 'Bárcenas' y 'Gürtel'.
Así lo ha manifestado durante la presentación de los informes de fiscalización de partidos de los ejercicios 2012 y 2013 ante la Comisión Mixta, en respuesta al diputado de Unidos Podemos Segundo González, que le ha reprochado el "déficit de funcionamiento" del Tribunal de Cuentas por no apreciar la financiación ilegal del PP ni "prevenirla".
"Si usted no me está exigiendo (al Tribunal de Cuentas) responsabilidad por no haber detectado un caso de eventual corrupción en un organismo administrativo, no creo que pueda utilizar ese argumento en el ámbito de los partidos políticos", ha dicho el presidente del órgano fiscalizador.
Según ha defendido, la institución "tiene el ámbito de competencias que tiene" y, entre ellas, no está la "potestad" para advertir la financiación en 'B' de las formaciones políticas: "El Tribunal de Cuentas verifica la contabilidad de los partidos con profundidad (...) llega hasta donde puede llegar y, por otra parte, los tribunales ordinarios tienen su ámbito concreto de actuación y persiguen los eventuales delitos que puedan existir", ha añadido.
Desde Unidos Podemos, González ha proclamado que la supervisión "adecuada" de la financiación de las organizaciones políticas "es útil" precisamente para evitar los casos de corrupción. De hecho, ha dicho ver inexplicable que el Tribunal de Cuentas fuese "incapaz" de apreciar las "irregularidades" del caso Bárcenas o en la financiación en las obras de la sede de 'Génova' del PP.
El diputado del partido morado también ha pedido cuentas al órgano fiscalizador sobre la condonación de deuda a los partidos por parte de los bancos que, a su juicio, "ponen en peligro su independencia". Álvarez de Miranda le ha contestado que el Tribunal de Cuentas sí detecta los casos de condonación, y lo hace desde hace varios años, incluso "cuando no existían plataformas cívicas" que lo denunciasen.
INDEPENDENCIA DEL TRIBUNAL DE CUENTAS
Y a las palabras del dirigente morado, que ha acusado a la institución de estar "politizada" y de "falta de rigor", el presidente ha recalcado su "autonomía" y ha recordado los controles a los que se somete su trabajo.
Asimismo, Unidos Podemos le ha pedido información sobre la apertura de procedimientos sancionadores a aquellas formaciones en cuyas cuentas en las que en 2012 y 2013 se detectaron irregularidades. Al respecto, Álvarez de Miranda ha recordado la prescripción de las infracciones sancionables --marcada por la ley entonces vigente-- para justificar la postura de Tribunal de Cuentas de no aprobar procedimientos que, posteriormente, "puedan ser anulados" por el Tribunal Supremo.
Desde Ciudadanos, Vicente Ten también ha lamentado que no se hable de sanciones a pesar de que "hay cosas ilegales" en las cuentas fiscalizadas. Y aunque sostiene que es competencia de los tribunales esclarecer los casos de corrupción, sí ha abogado por hacer algo para evitar la existencia de irregularidades en los ingresos y gastos de las formaciones.
DEMORA EN LA FISCALIZACIÓN DE PARTIDOS
El diputados de Podemos también ha recalcado el "incumplimiento sistemático" a la hora de la publicación de los informes de fiscalización de los partidos por parte del Tribunal de Cuentas. En esta ocasión, los informes de los ejercicios de 2012 y 2013 presentados este miércoles llegan con "tres años de retraso", según ha denunciado.
En esta misma línea se han pronunciado varios de los representantes de los grupos de la oposición en la Comisión Mixta que también han lamentado la demora que se produce en la aprobación y presentación ante las Cortes de dichos informes.
Respecto a estas críticas, Álvarez de Miranda ha manifestado su "propósito" de acelerar la aprobación de los siguientes informes y de "acercarla" a los plazos establecidos en la normativa vigente.
El socialista Ángel Manuel Mato ha saludado este objetivo y ha dicho ver la intención de los partidos "claramente" a la hora de adoptar las recomendaciones del Tribunal de Cuentas.
"EVOLUCIÓN POSITIVA" DE LOS PARTIDOS
Asimismo, Álvarez de Miranda ha dicho percibir una "evolución positiva" con respecto a la actitud de los partidos. También desde el PDCat Feran Bel ha hecho esta apreciación, incidiendo en la mejora que supondrá "a lo largo del tiempo" la aprobación de la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos.
También María Dolores Etxano, del PNV, ha hablado de los "avances" en transparencia en la financiación política, aunque sí ha abogado por "regular los ingresos" a nivel local. A esto, el presidente sostiene que de cara a una futura fiscalización de cuentas de partidos, éstos deben remitir la documentación y los gastos e ingreso de las organizaciones del ámbito local.
Por su parte, Bernat Picornell, de ERC, se ha quejado de la "falta de temporalidad" para analizar realmente si existen mejoras, mientras que el PP ha valorado el "esfuerzo de los partidos" para cumplir con los consejos del Tribunal de Cuentas.
2013, ÚLTIMO INFORME DE FISCALIZACIÓN
El último informe de fiscalización, del ejercicio 2013, recogido por Europa Press, detallaba tanto los recursos públicos como los privados recibidos por los 32 partidos políticos que fueron fiscalizados. En total, obtuvieron 216,7 millones de euros en subvenciones públicas. La mayoría de este dinero se lo repartían el PP, que entonces tenía mayoría absoluta, y el PSOE, que lideraba la oposición.
Respecto a la financiación privada, los 32 partidos analizados sumaron ingresos por valor de 70,3 millones, según se desprende de las contabilidades remitidas al tribunal por cada una de las formaciones políticas.
Asimismo, el órgano fiscalizador reseña que estas formaciones reunieron 42,8 millones de euros a través de cuotas y aportaciones de sus "afiliados, adheridos y simpatizantes", mientras que recibieron un total de 5,9 millones de donaciones privadas. De ellos, sólo 0,1 millones corresponden a donaciones de personas jurídicas.
A la cabeza de esas donaciones se situaba el PSOE con 3,5 millones, seguido del PSC, con 1,09 millones, mientras que el PP sólo declaró 406.244 euros por este concepto, por debajo incluso de los 455.231 euros que consignaba el BNG, que figuraba el tercero de la tabla. Por contra, el PP es el que más aportaciones de afiliados, adheridos y simpatizantes recibe (13,810 millones), seguido del PSOE, con 11,72 millones.