Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Teresa Rodríguez (Podemos) ve "más que suficientes" las explicaciones "raudas y veloces" ofrecidas por Espinar

La secretaria general de Podemos en Andalucía y candidata a la reelección, Teresa Rodríguez, ha considerado "más que suficientes" las explicaciones "raudas y veloces" que ha ofrecido el portavoz de Podemos en el Senado y candidato a liderar el partido en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, quien adquirió en marzo de 2010, con 23 años y cuando era estudiante en la Universidad Complutense de Madrid, una vivienda protegida en Alcobendas que vendió antes de terminar ese año por un precio superior al de la compra.
A preguntas de los periodistas en Sevilla, Rodríguez ha advertido de la "casualidad" de que aparezca esta noticia el mismo día en el que se presentaban las candidaturas en el proceso de primarias internas que celebra Podemos Madrid, siendo Ramón Espinar una de las personas que ha presentado su candidatura en este proceso.
"Desde luego, más inoportuno u oportuno, dependiendo de para quién, no ha podido ser", ha denunciado Teresa Rodríguez, quien ha garantizado que no va a ser ella "quien ponga una piedra más en el cesto de la injerencia, no voy a hacer ningún tipo de injerencia en ese proceso de primarias internas abierto en la formación".
Si bien, ha indicado que las explicaciones "raudas y veloces" que ha ofrecido Espinar son "más que suficientes" para ella. Preguntada sobre si la actuación ha podido ser legal pero no ética, ha insistido en que "en un proceso en el que hay primarias internas y en el que la noticia casualmente aparece el día en el que se presentan las candidaturas, no voy a poner una piedra más en el cesto de las injerencias".
Espinar defendió este miércoles que en 2010 llevó a cabo una operación "perfectamente legal y ética" cuando, con la ayuda económica de "su madre, su padre y su abuela", compró una vivienda en Alcobendas dentro del Plan de Vivienda Joven de esta región, y la vendió tres meses después "porque no podía pagarla"; una operación con la que, según afirmó, no ganó 30.000 euros sino unos 19.000.